fbpx

Trabajar a distancia es uno de los retos que hoy en día afrontamos todos. Incluso  lo es para la  Organización Internacional del Trabajo, OIT, quienes promueven están a la vanguardia de las leyes y normativas laborales.. La razón es que esta nueva modalidad afecta a todos, a trabajadores, a empresarios y a gobiernos.

El trabajo a distancia desde casa está íntimamente relacionado con las nuevas tecnologías, ya desde esta percepción, necesitamos un trabajador literalmente “integral”, que conozca gran parte de herramientas actuales o por lo menos se mantenga a la vanguardia en los aspectos tecnológicos que su desempeño laboral requiere.

Los emprendimientos –empresas, fábricas, etc.- también deben adecuarse a esta realidad que llegó para quedarse. Existen estudios recientes que muestran cifras realmente significativas sobre el impacto de la nueva realidad laboral, home office. Por ejemplo, hay indicadores que expresan que el 58% de las empresas a nivel mundial permitirá algún tipo de trabajo a distancia.

Políticas a implementar para trabajar desde casa

Con esta perspectiva a largo plazo se hace necesario crear políticas para ejercer el trabajo en casa, como por ejemplo:

  • Deberás cambiar tus hábitos, es decir, reinventarte y des-aprender para volver a aprender.
  • El trabajo desde casa no es un placer, es una forma diferente de hacer las tareas que te permiten generar recursos para tu sustento y el de tu familia, partiendo de esta premisa, se te hará menos complejo adecuarte a otra realidad laboral.
  • El trabajo desde casa debe tener una logística adecuada y para ello debes controlar todas las variables; es diferente si ese trabajo es de tu propia exclusividad, es decir, cuando tú eres tu propio jefe a cuando dependes de terceros a través de empresas físicas.

Trabajar a distancia,  desde casa no es tarea fácil, emplea el método FODA – (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, Amenazas); este método te facilitará sustancialmente el diseño de tu propia política laboral.

Recuerda que el reto no es tuyo solamente, por ello es de vital importancia que la relación empresario – trabajador sea lo más amena posible, además de clara y con especificaciones concretas.

Cambios en las empresas

Los empresarios también se preguntarán constantemente si están saliendo bien las tareas y no sólo eso, contarán con recursos humanos cuyo trabajo sea esencialmente supervisar a los demás. Esto diferencia el trabajo desde casa al teletrabajo.

Pasarán de moda políticas como los horarios laborales de 8 horas, tu definirás y programarás tus espacios y rendimiento. Creemos que se trabajará más en función de resultados por objetivos que por horarios predefinidos.

Lógicamente cada política variará dependiendo de cada trabajo a desempeñar, En este aspecto, consideramos que los trabajos manuales como por ejemplo embalar productos o realizar algún tipo de manufactura, no se verán tan afectados como los de oficina netamente administrativos.

En todo caso, esta nueva modalidad laboral, llegó para quedarse.