fbpx

Para quien está acostumbrado a trabajar en una oficina, con horarios establecidos, un equipo de trabajo y todo un entorno laboral, puede representar un reto trabajar desde casa, ya que el solo hecho de prepararse para salir de casa y dirigirse a la oficina, hace que realicemos las tareas de manera automática.

Sin embargo y frente a la crisis de salud que viven la mayoría de los países por el Covid19, una gran cantidad de personas han debido cambiar sus rutinas y hábitos para trabajar de manera remota en sus casas.

Es por ello que te ofrecemos algunas estrategias que te ayudarán a mantener un alto nivel de productividad mientras te adaptas al trabajo en casa.

Cumple un horario

El hecho de trabajar de manera remota desde tu casa, no significa que no tendrás horarios. Al contrario, es necesario mantener un horario de trabajo que te permita concentrarte de la misma manera que si tuvieras que asistir a una oficina.

Intenta levantarte a la misma hora que lo harías como si tuvieras que salir de casa y prepárate para trabajar como lo harías normalmente. En la medida de las posibilidades no cambies tu rutina. Si tienes el hábito de realizar reuniones a primera hora de la mañana, organizala a través de Zoom o Hangouts.

Si tienes una rutina previa de realizar alguna actividad física antes de ir a trabajar, no la omitas, haz una rutina de ejercicios en tu casa. Mantener los hábitos te ayudará a evitar el estrés de la situación.

Toma los descansos que usualmente tomas en un día laboral. Es necesario que hagas pausas en la jornada laboral, tomes un café o simplemente te despejes del trabajo por algunos minutos mediante técnicas de relajación.

Establece reglas básicas con tu familia

Una de las maneras de mantener la cordura mientras trabajas en casa es establecer reglas con tu familia o con las personas que convivas. Es muy difícil concentrarse en el trabajo, si tu pareja, tus hijos o tus compañeros te están interrumpiendo constantemente.

Establece los límites con las personas que convives para que no invadan tu área de trabajo en determinados horarios. Define claramente cuales serán tus horarios de trabajo, así como cuál es tu área de trabajo y el lugar más privado de tu casa para atender una llamada. Si tienes hijos, deja en claro quien los cuidará mientras estás cumpliendo tu jornada laboral y cuáles serán los momentos de realizar una pausa en los que podrás compartir con las personas de tu entorno.

Es importante que todos los miembros de la familia comprendan que deben respetar tu privacidad cuando trabajas. En el caso de que tengas que atender clientes, es conveniente disponer de un teléfono para ello específicamente, de manera de no afectar al resto de la familia.

Estableciendo reglas básicas te será más fácil organizar tu día y dedicarte a trabajar de manera eficiente y sin distracciones.

 

Establece tu área de trabajo

Ciertamente, estarás en tu casa y por tanto tus recursos pueden ser limitados. Por ello configura un espacio de trabajo, que puedas mantener ordenado y donde tengas los equipos necesarios para ejecutar tus labores sin problemas.

Una gran cantidad de empresas están dispuestas a facilitar el trabajo remoto, suministrando equipos de oficina y suministros a sus trabajadores para que puedan ejercer sus funciones sin problemas. Utiliza diferentes programas para mantener la comunicación con tu equipo de trabajo y no perder la conexión con ellos.

Maximiza tu tiempo de la mejor manera posible. Integra a tus hijos en algunas tareas sencillas como vaciar la papelera o colocar papel a la impresora de manera que puedan pasar unos minutos cerca de ti y que puedan entender que estás trabajando en casa.

Tu hogar no es tu oficina

Aceptar que debes trabajar en tu casa, con algunos beneficios, no es sencillo. Ciertamente no tener que trasladarte o subirte a unos tacones, son cosas que seguramente encontrarás muy cómodas, pero las distracciones son comunes, la comunicación puede tornarse difícil y tendrás que dividir tu trabajo con algunas obligaciones familiares.

Sin duda, no podrás mantener el mismo ritmo de tu rutina de trabajo, acéptalo y encuentra nuevas formas de ser eficiente y trabajar eficazmente desde tu hogar.

Tomará algún tiempo que te adaptes a esta nueva rutina, y es posible que tu productividad no este a tope, pero es algo momentáneo que lograrás superar. No permitas que la ansiedad afecte tu habilidad de tomar decisiones.

Mantén tu salud mientras afrontas esta nueva realidad, aliméntate sanamente y quédate en casa.