fbpx

En muchas ocasiones, nos encontramos en frente a una sequía empresarial. Aunque son inevitables, son bastante molestas y pueden llegar a interferir seriamente en tu negocio. Tienen un costo emocional, mental, físico y son realmente algo que nadie quisiera tener que vivir. Sin embargo, cuando parece que todo juega en tu contra, en medio de una sequía, debes saber darles la vuelta a las cosas.

Aprende a lidiar con la sequía empresarial

Cuando sientes que nada está funcionando, y te notas a ti mismo en el medio de una sequía empresarial, lo que usualmente haces es buscar información. Puede que pienses que entender por lo que estás pasando y obtener respuestas es de ayuda, pero lo cierto es que esto no es nada útil.

La información por sí sola puede ser valiosa, pero cuando nada está funcionando, te enfocas en esta información, lo cual te lleva a más análisis, parálisis, ansiedad, estrés y cuestionamientos. Nada de esto es útil. Cuando te encuentras en una etapa de sequía empresarial, lo que necesitas es un impulso a seguir. Y este solo nace cuando tomas acciones intencionales. Es por ello que lo mejor que puedes hacer es reenfocar tu atención hacia un proyecto significativo.

Ya sea en tu salud o en el negocio, hay muchas cosas en las que podrías concentrarte. Al fin y al cabo, lo importante es recuperarte de la sequía y crearte un espacio para que puedas reenfocarte e innovar.

La gratitud también es poderosa

Sea que estés en una sequía empresarial  o de vida, tu autoestima puede caer en picado y puedes empezar a cuestionarte si estás contribuyendo a la sociedad. Los ingresos de tu empresa pueden ser inciertos en este momento, pero ni cultivar ni ser agradecido requiere dinero.

Hay muchas maneras de dar gratitud, puedes ser el mentor de alguien, compartir tus conocimientos, iniciar un blog, o incluso poniéndote en contacto con tus seres queridos. Al dar, estás evocando la gratitud, una valiosa herramienta para tu empresa y para tu vida.

La gratitud te ayuda a ser resistente en la batalla que llamamos vida, y sin importar el terreno en el que te encuentres, los principios siempre son los mismos. Es importante llevar la gratitud no solo como nuestra ley de vida sino como armadura para soportar todo lo que la vida nos pone en frente.

Haz ejercicio para curar el alma

Cuando la vida se siente terriblemente dura y tratas de sobrevivir a los tiempos difíciles de manejar tu negocio, haz ejercicio. Esto puede parecer un consejo extraño, pero lo cierto es que el ejercicio ayuda a promover la liberación de endorfinas, las hormonas de la felicidad. Además, se convierte en una especie de salida para eliminar toda la energía negativa que te rodea.

El ejercicio frecuente ayuda a mejorar la circulación, alivia los músculos tensos y reduciendo los síntomas de estrés. Cuando tu cerebro y tu cuerpo se sienten mejor, es más probable que tomes mejores decisiones para lograr salir de una sequía.

El aislamiento nunca es la solución

Cuando trabajas por tu cuenta, es muy fácil caer en un hueco que incluye depresión, soledad, agotamiento y aislamiento, especialmente cuando te encuentras en una sequía. Sin embargo, uno de los mayores errores que puedes cometer es aislarte para resolver tus problemas.

Cuando te encuentras comprometido emocionalmente con un proyecto y decides aislarte para salir de la sequía, probablemente aumente tu frustración al no poder ver el panorama completo. Si sientes que tu mundo se está derrumbando, debes tratar de buscar ayuda y apoyo. Es bueno contar con un equipo emocionalmente independiente que si pueda ver el panorama general.

Sin duda alguna, las sequías son uno de los peores enemigos de los empresarios, pero el éxito depende de cómo decides enfrentarte a las dificultades, por lo cual estos consejos pueden servirte de ayuda cuando las cosas en tu negocio no marchen bien y empieces a pensar en desistir.