fbpx

Probablemente no te diviertas tanto como te gustaría. Esta es una queja común entre los adultos. Si sientes que te has estado perdiendo de la diversión, estás en el lugar correcto. No hay razón por la que no puedas disfrutar de un poco de diversión de forma regular.

Incluso si tienes un trabajo a tiempo completo, una pareja e hijos, puedes encontrar formas de divertirte. Todo lo que tienes que hacer es convertir la diversión en una prioridad y planear algunas actividades divertidas en tu agenda.

Toma en cuenta estas ideas y añade algo de diversión a cada día:

  1. Planifica un momento de diversión. La mayoría de la gente no se divertirá constantemente a menos que lo planee en su agenda. Si decides divertirte cuando tengas tiempo libre, nunca va a suceder.
    • Si la diversión es una prioridad, encontrarás el tiempo para ello. Observa tu agenda y decide ahora mismo qué es lo que quieres hacer para divertirte.
  1. Es necesario tratar de no tomarse la vida demasiado en serio. En una sociedad que valora los logros, es frecuente tomarse la vida demasiado en serio. No nos gusta perder nuestro tiempo frívolamente. Si quieres disfrutar, tendrás que relajarte un poco. Hay un tiempo para trabajar, y hay un tiempo para divertirse. Ambos requieren toda tu atención.
  2. Haz algo que siempre has querido hacer. En muchas ocasiones has pensado para ti mismo, » Eso parece genial. Tengo que probarlo». Puede ser surfear, tocar algún instrumento musical o montar un toro mecánico. ¿Qué es lo que siempre has querido hacer? Ahora es el momento de hacer que suceda.
  3. Pasa tiempo con otras personas. No es que no puedas divertirte solo, pero es más fácil divertirse con otras personas. Mejor aún, tendrás a alguien con quien recordar esa experiencia años después. «Recuerda esa vez que…»
  4. Hay que tener algo que esperar. La vida es más divertida si tienes expectativas a futuro. Puede ser una cita el sábado por la noche, un viaje a la ciudad para el fin de semana, unas vacaciones, un libro que acabas de comprar en línea pero que estás esperando que llegue, o planes para ver a un viejo amigo.
    • Piensa en un momento en el que tuviste grandes planes para el fin de semana. Seguramente fue  una semana más agradable. La expectativa por sí sola puede ser divertida.
    • Regálate al menos una cosa cada semana que puedas esperar. Observa cómo mejora tu estado de ánimo.
  1. Elimina las situaciones que no disfrutas. Las situaciones de tu vida que te hacen infeliz te restan capacidad de disfrutar. Es más fácil divertirte si puedes eliminar estas cosas desagradables de tu vida. Esto incluye también a las personas.
    • No puedes librarte de todo y de todos los que no te gustan, pero puedes eliminar algunas de las cosas que te desagradan. Evitar las cosas que se interponen en el camino de la diversión hace que haya más espacio para la gente y las actividades divertidas.
  1. No te preocupes por lo que piensen los demás. Uno de los mayores enemigos de la diversión y la felicidad es preocuparse demasiado por las opiniones de los demás. Esto es fácil de decir, pero es un reto a cumplir. De cualquier manera, si te preocupas menos por lo que piensan los demás, disfrutarás más de tu vida.

¿Cuándo fue la última vez que te divertiste? Probablemente no recientemente, pero ¡ahora sabes cómo hacerlo!

Existen muchas maneras de divertirse sin hacer planes elaborados o gastar mucho dinero. Llama a un amigo o a un miembro de la familia y vayan a hacer algo nuevo. Recuerden algunas cosas y ríanse un poco. Puedes divertirte cuando estés dispuesto a dedicarle tiempo.