fbpx

El éxito comienza con la mentalidad. Diferentes mentalidades generan diferentes resultados. Una mentalidad pobre conduce a resultados pobres. Una mentalidad positiva conduce al éxito. Aunque tu experiencia, tu educación y tus habilidades pueden ser muy importantes, tu mentalidad puede marcar la diferencia.

Afortunadamente, cualquiera puede desarrollar una mentalidad preparada para el éxito. ¡Ciertamente es más fácil y requiere menos tiempo que dominar una habilidad compleja!

¡Crea una mentalidad que genera éxito! Incluye estos componentes en tu mentalidad:

  1. Gratitud. Agradece lo que has hecho y lo que has logrado. Sé feliz por el éxito de los demás. Si no puedes sentirte feliz por los demás cuando tienen éxito, tu propio éxito será limitado.
  2. Evaluación del riesgo y la recompensa. Las personas exitosas son maestros en la evaluación de riesgos y recompensas. Las personas fracasadas se niegan a correr riesgos o asumen demasiados riesgos por la posible recompensa, lo cual no es una forma exitosa de enfocar la vida.
  3. Enfocarse en la salud emocional y física. Sacrificar tu salud por el éxito no es el verdadero éxito. ¿Qué ganas realmente si logras tus objetivos, pero sacrificas tu salud física o emocional en el proceso? Debes conocer tus prioridades antes de perseguir el éxito.
  4. Piensa que hay suficiente para todos. Entonces, no estarás en competencia con otros. Sólo tendrás que competir contigo mismo. Mantendrás una actitud más positiva si crees que tus sueños son posibles. ¿Qué es lo que crees que es posible para ti?
  5. Mantener los errores y los fracasos en el contexto adecuado. Está garantizado que los fracasos ocurren con mayor frecuencia. Aprende de tus errores y fracasos e inténtalo de nuevo.
  6. Dar prioridad al crecimiento es una parte necesaria del éxito. No puedes lograr nada nuevo sin crecer de alguna manera. Puede que sean tus habilidades, tu actitud, tu disciplina o tu coraje los que necesiten crecer. Ten la seguridad de que algo tiene que crecer si actualmente estás estancado.
  7. Disposición de sentirte incómodo. El crecimiento no es agradable. A medida que te desarrolles, fallarás y cometerás errores, sentirás incomodidad. Incluso el éxito puede ser desagradable. ¿Qué tan incómodo estás dispuesto a estar para tener éxito?
    • La voluntad de sentirse incómodo es un factor limitante de éxito para la mayoría de las personas.
  1. Una actitud positiva. ¿Cuánto estás dispuesto a hacer si estás seguro de que tendrás éxito? Mucho. ¿Cuánto estás dispuesto a hacer si no tienes grandes expectativas? Mucho menos. Date a ti mismo y a tus habilidades el beneficio de la duda.
    • Observa cómo piensas y cómo te hablas a ti mismo. ¿Es positivo o negativo? ¿Qué impacto crees que eso tiene en ti?
  1. Planificación. El éxito de cada persona es un objetivo preciso. No lo alcanzarás por accidente. Sin un objetivo en mente y un plan para llegar allí, estás confiando demasiado en la suerte como para poder esperar razonablemente el éxito.
  2. Tener un gran mentor. Un asesor que ha logrado el éxito que tú deseas, sabe dónde debe estar tu cabeza. Sabe lo que es importante y lo que es sólo ruido. Tu mentalidad será más precisa y efectiva si te guía un mentor experimentado.

Piensa en tu mentalidad presente y compárala con los resultados que estás experimentando actualmente en tu vida. ¿Puedes ver la conexión?

Si sientes que tienes las habilidades necesarias para tener éxito, pero aun así te quedas corto, puede que sea el momento de revisar tu forma de pensar. Cualquiera puede elegir libremente la forma de pensar. No hay requisitos previos para tener una gran mentalidad. Puedes elegir. Coloca tu mente en un estado positivo que te ayude a tener éxito.