fbpx

Cuando se está iniciando un negocio, existen muchas dudas, muchas personas que intentan decirte qué hacer y cómo hacerlo. Hemos escuchado miles de historias de emprendimientos y negocios exitosos. Pero hay cosas que nadie nos dice cuando estamos empezando un emprendimiento.  De hecho, es una de las razones por las que muchos emprendimientos no funcionan.

Lo primero que debes saber es que, si suena demasiado bueno para ser cierto, probablemente no lo sea. Esto hace especial referencia a esas historias de empresas millonarias que surgieron de la noche a la mañana. Muchas personas glorifican el hecho de construir un negocio desde cero, en lugar de buscar la seguridad de un trabajo a tiempo completo, pensando que las historias de éxito instantáneo son ciertas.

Y si, estas historias pueden ser muy atractivas, pero la narrativa de un tremendo éxito de la noche a la mañana, aunque no es imposible, es bastante engañosa. Muchas personas, impulsadas por estas historias, han comenzado sus negocios antes de estar completamente listos y esto, invariablemente, los lleva al fracaso tarde o temprano.

Esperar grandes cosas no siempre es bueno

Cuando uno empieza un negocio, es muy común tener grandes expectativas. Pero esto crea una burbuja que, muy probablemente, se reviente. Cuando esto pasa, no se obtiene el resultado deseado y, como consecuencia, muchas personas se dan por vencidas.

Trabajar constantemente por algo y no lograrlo puede ser bastante desalentador. Sin embargo, la clave está en esperar pequeñas cosas, ir creciendo poco a poco y, por supuesto, ser persistente con lo que se quiere. Ya hemos dicho que los negocios no crecen de la noche a la mañana. Esto justamente  debería ser tu motivación para trabajar duro hasta que vayas logrando, poco a poco, las pequeñas metas de tu negocio.

También es un error pensar que solo porque un proyecto fracasó o no se llevó a cabo desde el primer día, no podrás hacerlo nunca. En su lugar, si intentas algo y no funciona, debes analizar qué falló y prepararte día tras día para corregir y mejorar todo lo que creas que puede ayudarte a que, la próxima vez que lo intentes, las cosas si funcionen. Tener un trabajo a tiempo completo no es la muerte de tu sueño: cada quien decide cómo usa las oportunidades que la vida les pone en frente, lo importante es que uses las tuyas para crecer y lograr lo que quieres.

Quienes te rodean marcan la diferencia

Sin importar si escoges hacer una empresa en sociedad con alguien o ser el único fundador de tu empresa, debes tomar en cuenta que mucha gente estará a tu alrededor para ayudarte, y no deberías subestimarlos. Las personas adecuadas a tu lado pueden ayudarte a que tu negocio crezca: mentores, colegas, socios, empresarios y compañeros marcan la diferencia entre un negocio exitoso y los demás. Antes de sumergirte de cabeza en tu idea, asegúrate de rodearte de las personas adecuadas, y que estén unos cuantos pasos por delante de dónde quieres estar, de manera que sirvan de guía y apoyo para ti.

Concentrarse en el valor es importante

Concéntrate en crear valor para tus clientes en lugar de perseguir tendencias. No se trata de quién es el primero en hacer algo, sino de quién lo hace mejor, y el mejor hoy en día es el negocio que ofrece más valor al consumidor. Es importante preguntarte ¿Cómo puedo hacer el mejor producto posible? ¿Cómo puedo seguir mejorando mis servicios? Puedes convertir un negocio cualquiera en un negocio de renombre, con constancia, perseverancia y, por supuesto, escuchando a tus seguidores.

Por último, recuerda que, pase lo que pase, es importante que todo lo que hagas lo hagas con pasión, compromiso y entrega. Esto no solo hará que te sientas satisfecho con tu marca y con lo que has hecho con ella, sino que lograrás darle a tu negocio un toque de autenticidad que es muy atractivo, si tus seguidores se conectan contigo y con lo que haces, es casi seguro que terminarás alcanzando el éxito.