fbpx

Las redes sociales son, sin duda alguna, la principal presencia de una marca. Cualquier opción que una red social como Facebook o Instagram pueda ofrecerte representa una gran oportunidad de crecer como marca. Los lives son una de estas opciones que, definitivamente, debes aprovechar: el dinamismo con el que cuentan puede darte mucha más visibilidad de la que imaginas.

Lo cierto es que los lives o videos en directo son una excelente manera de permitirle a tus seguidores una comunicación que se sienta real, cercana y valiosa. Esto te permite darle a tu página este compromiso que el algoritmo de Facebook valora mucho y prioriza.

¿Por qué hacer un live?

Una de las mayores ventajas de los lives es que las personas pueden tener una idea de quién eres y de tu autoridad dentro de un nicho. Si apareces regularmente, el público se llevará una impresión de ti que puede, incluso, hacerte ganar clientes y seguidores sin que te des cuenta.

Además, debes tomar en cuenta que crear y planificar contenido puede tomarte mucho tiempo y esfuerzo. Es muy posible que pases horas, días e incluso semanas armando algo con lo que te sientas contento, que sientas que es valioso y puede ser publicado. Cosas como el perfeccionismo o incluso las obligaciones con tu negocio pueden interponerse en el camino, así como las dudas, comparaciones o el síndrome del impostor pueden hacerte repetir y rehacer todo miles de veces.

Hacer un live puede ser una gran manera de contrarrestar el perfeccionismo que causa tantos problemas. Con el vídeo pregrabado, quieres hacerlo perfecto. Sin embargo, con el vídeo en vivo, una vez que presionas el botón y activas el video en vivo, estás consciente de que no hay nada que puedas hacer si te enredas en tus propias palabras. Esto, es en realidad, uno de los grandes atractivos de los lives: le permiten al espectador presenciar al verdadero tú, el que no hizo treinta intentos antes de publicar, sino que ven a alguien genuino y libre, alguien real.

Consejos para crear un live

Los lives o vídeos en directo no suelen ser perfectos, pero una vez que superas tu miedo y pulsas ese botón, has creado ese contenido de forma rápida y sencilla. Después de eso, puedes reutilizar el vídeo en otros contenidos, como un blog. Esto puede tomarte un tiempo, pero te ahorra muchísimo más del que puedes pensar. Sea como sea, estás creando un contenido que puedes editar, transcribir y mejorar: es el punto de partida que puedes tomar para ofrecerle a tus seguidores un contenido de calidad.

Claro, hay ciertas cosas que debes tomar en cuenta a la hora de crear y planificar un live. En términos de tecnología, es muy importante asegurarse de tener una velocidad de carga decente en Internet, y de haber probado todo, para verificar que no experimentarás fallas técnicas durante el live. Comprueba que el micrófono y el vídeo funcionan y haz una prueba.

Es importante que construyas confianza en ti mismo. Si no te sientes listo para lanzarte a la piscina de los lives, puedes ensayar un poco, grabar el video, ver tus fallas, o incluso publicar una historia en Instagram, como un Reel. Lo importante es que te sientas lo suficientemente cómodo como para mostrarle a tu público quién eres realmente. Sin duda alguna, cualquier opción que tomes con respecto a los lives puede ayudar a tu negocio a crecer como nunca lo había hecho.