fbpx

A pesar de que muchas empresas han dependido tradicionalmente del “boca a boca” para atraer clientes, hoy en día la situación es un poco distinta. Aun así, es innegable que la reputación es uno de los factores más importantes a la hora de concretar compras. Quizás, tú mismo lo has aplicado. ¿Has dejado de comprar algo solo porque no conoces la marca y no confías lo suficiente? Esto pasa muchísimo, es por ello que tener una reputación que inspire confianza puede ser una gran ayuda a la hora de expandir tu negocio.

Establece confianza

Las redes sociales son una excelente manera de establecer confianza con tus potenciales clientes, ya que constituyen una ventana hacia el mundo que permite que todos vean quién eres. Cualquier empresa debería dedicar un poco de su tiempo a construir y mantener tu reputación. De hecho, cada cosa que hagas en tu empresa debe tener base en lo que esto hará con tu reputación.

Tener una buena reputación puede beneficiar en gran medida a una empresa de varias maneras. Una de ellas es destacarse como la marca de referencia del consumidor, el apoyo en tiempos de crisis y, por supuesto, un aumento del valor de una empresa al ser reconocida como confiable.

Si una empresa tiene una buena reputación, los consumidores pueden tener una preferencia por la empresa, incluso aunque haya productos o servicios similares en el mercado. También puede permitir a una empresa diferenciar sus productos en un espacio por lo demás competitivo, lo que puede ser el factor decisivo para que un cliente decida comprarle a una empresa en lugar de otra.

La importancia de la reputación

Según algunas investigaciones de mercado, cuando una empresa tiene una reputación que le permite destacarse entre las demás, no importa si los productos son más costosos. Esto se debe a que, por lo general, las empresas con una buena reputación la tienen porque hacen productos de calidad y que satisfacen por completo las necesidades del cliente. Aunque no es raro que empresas poco conocidas hagan excelentes productos, lo más común es decantarse por aquellas que tienen renombre.

Existen varios factores que pueden ayudarte a entender y mejorar lo que es la reputación y cómo muestras al mundo tu empresa. Uno de ellos es la ética empresarial. El cumplir con las promesas que le haces a tus clientes te pone en un buen lugar frente a ellos.

También es importante tomar en cuenta la calidad de tus empleados y el lugar de trabajo. Si tus empleados contestan rápidamente y de buena manera, hacen que el cliente se sienta atendido, y si tu lugar de trabajo se ve lo suficientemente bien como para inspirar confianza, probablemente lo hará.

Lo que debes tomar en cuenta

Responsabilizarte por todo lo que falle en tu empresa es un buen paso para demostrarle a tus clientes que, aunque no eres perfecto, reconoces lo que está mal y estás dispuesto a cambiarlo. Hacer esto te ayudará a darle a tus clientes la confianza necesaria para convertirse en fieles compradores.

La innovación, además, es una de tus mejores herramientas. Puede que la reputación te deje por encima de otras empresas que ofrecen lo mismo, pero, ¿qué sería de tu empresa si no hiciera nada nuevo para conseguir ser los mejores? Es necesario tener una visión de futuro que te permita saber en qué aspectos debes innovar para hacer un bien a la comunidad.

Parece obvio, pero no puedes tener una buena reputación si lo que ofreces no da la talla, por lo cual debes hacer tu mejor esfuerzo para lograr que todo lo que has hecho por tu empresa sea de buena calidad. Las personas hablan, confían y recomiendan todo lo que creen que vale la pena comprar, cuando el precio de tus productos lo vale, y cuando les otorgas la confianza de creer en ti y satisfacer sus necesidades de la mejor manera.