fbpx

Todas las personas afrontan sus mañanas de una manera diferente. Hay quienes despiertan con mucha energía, mientras que otros requieren de algunos momentos para tomar impulso. Sin importar cual sea tu estilo, hay algunos hábitos positivos que harán que tengas un excelente día.

Contar con una rutina diaria te ayudará a relajarte, te aportará energía y te mantendrá activa. Comenzar tus días con el pie derecho es sinónimo de tener un día feliz. Por ello prepara una rutina que te permita lograr esa armonía de cuerpo y espíritu para afrontar el día preparada para lo que sea.

Es importante que evites ese hábito malsano de salir corriendo con una taza de café en la mano, en su lugar considera estos hábitos que te ayudarán a comenzar la mañana con buen pie.

Duerme el tiempo necesario

Si estás cansada definitivamente no podrás ser feliz. No hay nada peor que despertar agotado y con mal humor. Si no duermes la cantidad de horas necesaria cada noche, es probable que inicies tu día muy irritada. Realmente es muy difícil mantener una actitud positiva si en lo único que puedes pensar es en volver a dormir.

Una noche de sueño reparador es la fórmula para tener una buena salud física y para aportarte el bienestar necesario. De acuerdo a investigaciones realizadas, dormir es una de las maneras más efectivas para mejorar la concentración, fortalecer tu sistema inmunológico y mejorar el estado de ánimo, aportándote una sensación de bienestar única.

En cambio, una mala noche, afecta la memoria e incrementa las hormonas del estrés. Es por ello que el primer paso para iniciar el día de buen ánimo es dormir lo suficiente. Establece un horario y cíñete a él. Tu felicidad puede depender de este hábito.

Cada día es un nuevo inicio

Ten presente que cada día que inicia es un nuevo comienzo. Es una nueva oportunidad de lograr tus metas y olvidar los errores del pasado. El día de ayer pudo ser muy malo, pero hoy es un día diferente.

Comienza tu día con una afirmación. Declara desde que despiertas cómo deseas que sea tu día. Esta puede ser una poderosa herramienta para sentirte segura y lista para cualquier cosa.

Utiliza una afirmación como la siguiente: “Hoy tomaré las mejores decisiones, dejaré de lado los sentimientos negativos y me abriré a nuevas posibilidades. Enfrentaré mis temores y tomaré el control de mi vida. Todo lo bueno llegará a mí en este día perfecto”

Agradece

La gratitud es una excelente manera de comenzar el día con buen humor. Una persona agradecida es una persona feliz. La gratitud es una herramienta muy poderosa. Piensa en las cosas por las que debes estar agradecido y siéntete feliz por ello. Los pensamientos positivos tienen increíbles beneficios en tu salud tanto física como mental.

 

Prepara tu rutina

Tómate un tiempo para preparar tu día, no salgas corriendo cada mañana. Tener una rutina te ayudará a evitar el estrés. Comienza tu día adecuadamente, establece el tiempo que requieres para despertar y prepararte a un ritmo tranquilo y sin prisa.

Haz de tu rutina una actividad simple y manejable. No te distraigas con asuntos que puedas resolver después. Haz una cosa a la vez y comienza tu día sin complicaciones.

Medita

La meditación, sin importar el tiempo que dediques a ella, te ayudará a sentirte en paz contigo misma. Pasa al menos cinco minutos meditando cada mañana, con seguridad te ayudará a incrementar tu autoestima y tu confianza, te proporcionará paz y serenidad. Puedes hacerlo en cualquier momento del día, pero meditar al despertar te dará muchos beneficios.

Inicia tu meditación sentada en silencio, en una posición cómoda. Concéntrate en el momento, respira profundamente y enfoca todas las partes de tu cuerpo. Reconoce cada uno de tus pensamientos y sentimientos. Conserva una actitud amorosa hacia ti misma. La meditación te permitirá conocerte y estar atenta al momento que estás viviendo.

Haz ejercicios

La actividad física es necesaria. Tomar aire fresco en la mañana te ayudará a tener buen ánimo durante todo el día. No tiene que ser una actividad agotadora, una simple caminata alrededor de la cuadra será suficiente para comenzar. Si prefieres no salir de casa, para realizar una actividad, haz algunos estiramientos o practica un poco de yoga.

Los ejercicios matutinos hacen que tu sangre fluya y te dará energía para afrontar el día. Además, el ejercicio libera serotonina, dopamina y noradrenalina, que mejoran el estrés y la ansiedad.

Haz tu cama.

Puede parecerte tonto, pero iniciar tu día tendiendo la cama es una manera de prepararte para afrontar el día.  Una gran cantidad de personas exitosas recomiendan incluir esta actividad como una forma sencilla de comenzar el día adecuadamente.

Desayuna

No es un mito el hecho de que el desayuno es la comida más importante del día. Comer en la mañana pone en marcha tu metabolismo y lo prepara para el día que comienza.  Según investigaciones, las personas que desayunan tienen una mejor salud.

Al desayunar le envías un mensaje a tu organismo de que estás cuidando tu salud y bienestar. Además, te ayudará con la concentración, te sentirás menos fatigada y no tendrás esa necesidad de ingerir alimentos a media mañana. Combina carbohidratos y proteínas para alimentar tu organismo adecuadamente.

Establece metas diarias

Las personas felices establecen metas. No andan por la vida sin rumbo fijo. Trabajan día a día para cumplir con sus objetivos y progresar. Es muy satisfactorio establecer prioridades y esforzarse por cumplir las metas ¿Cuál es tu meta el día de hoy? ¿Cómo puedes organizar tu tiempo más efectivamente?

Toma el tiempo necesario cada mañana para establecer tus metas. Haz una lista de tareas, concéntrate en lo realmente importante y programa el tiempo de inactividad. El secreto de la felicidad es disfrutar cada día.