fbpx

La gestión de proyectos se ha convertido en una de las cosas más importantes durante este año, y la mayor tendencia que hemos visto al respecto es la existencia de una relación entre los humanos y la tecnología. En donde la inteligencia artificial se vuelve un aliado accesible para cualquier persona, se puede recurrir a la automatización y liberar mucho tiempo que puede ser ocupado en cosas igual de importantes.

Sin embargo, sabemos que no siempre las herramientas lo hacen todo, sino que la persona que se encuentra organizando todo es la más importante. La gente que se encuentra en tu proyecto es la que realmente te ayudará a crecer. Es por ello que puede ser útil revisar algunos consejos que puedes manejar a la hora de gestionar proyectos este año.

La salud mental importa

Es una realidad que, cada vez más, se toma conciencia sobre la salud mental. Por esto mismo, vemos a cada vez más líderes y dueños de empresa priorizar el bienestar entre sus equipos: mientras mejor se sienta un equipo, mucho mayor será su productividad.

Como líderes, podemos entender esto de una manera muy sencilla: al asignar tareas o delegar obligaciones, no podemos tomar en cuenta solamente sus capacidades. Distribuimos el trabajo de acuerdo no solo a quiénes tengan las mejores aptitudes para conseguirlo, sino también a quienes tengan la mayor disponibilidad. Ahora, ¿en algún momento se toma en cuenta el nivel de estrés antes de asignar un proyecto? Detenerse a pensar en la salud mental de tu equipo y ayudar a aliviar sus cargas puede también mejorar la productividad.

No subestimes la confianza

Sin importar si tu equipo se encuentra en una oficina o si es un trabajo remoto, es importante darle a cada uno de los miembros de él la confianza necesaria para comunicar si siente que necesita tomar un respiro. Y tomarse un respiro del trabajo puede ser la manera perfecta de lidiar con los altos niveles de estrés.

Es por ello que muchas empresas dejaron de trabajar bajo estrictos horarios de trabajo de oficina y prefirieron horarios más flexibles. Esto le permite a las personas trabajar cuando tengan la energía y motivación necesaria para hacer el trabajo de una manera mucho más rápida y efectiva.

Muchos gerentes piensan que, si no se encuentran constantemente verificando que sus empleados estén trabajando durante la mayor cantidad de tiempo posible, las cosas no funcionarán. Sin embargo, de qué sirve trabajar todo el día sin parar si las cosas no fluyen porque un empleado no se siente realmente bien. Esto no significa que no sea necesario hacer un seguimiento del tiempo de trabajo, sino que al flexibilizar este seguimiento se flexibiliza también la manera en que se trabaja.

Optimización del tiempo de trabajo

Una excelente técnica es recurrir a los plazos de entrega. Permitir que las personas escojan el momento en el que quieren trabajar, siempre y cuando cumplan con la fecha límite del proyecto, ayuda a optimizar los procesos de una manera asombrosa.

Los gerentes que constantemente revisan a los empleados piensan que la gente no trabajará si no son vigilados. Se preocupan de si los empleados están «haciendo el tonto» o usando los recursos de la compañía para cosas personales. Especialmente cuando se les paga por hora, hay un gran enfoque en ajustar más trabajo en menos tiempo.

Los buenos directores de proyectos tienden a centrarse más en el valor y menos en el tiempo de finalización del proyecto o en los detalles del mismo. Al darle a tu equipo la confianza necesaria para trabajar cuando se puede y cuando se es productivo obtienes un trabajo de alta calidad, que es realmente valioso.

Recurre a la tecnología

Otra queja constante de los trabajadores improductivos es debido a las extensas y frecuentes reuniones de personal. Existen muchas aplicaciones que, hoy en día, pueden sustituir estas reuniones y permitirle a cada uno de los miembros mantenerse al día sin necesidad de perder dos horas de su tiempo en una reunión que, probablemente, sea innecesaria.

No es necesario estar disponible las veinticuatro horas del día para que el proyecto funcione. En lugar de ello, puede ser conveniente invertir tiempo al principio del proyecto para establecer las herramientas y procesos. A través de los canales establecidos, todos los miembros pueden interactuar cuando sea necesario, aumentando la eficiencia del trabajo de cada uno de ellos.

Sin duda alguna, la manera en que se manejan y gestionan los proyectos está cambiando a medida que el mundo lo hace, por lo cual puede ser conveniente conocer algunas de estas tendencias que ayudan a los mejores equipos alrededor del mundo.