fbpx

Hay mucho que se necesita para construir un negocio: una visión sólida, un equipo talentoso, y un producto que resuene con los consumidores e inversores. Sin embargo, una de las mejores maneras de mantener a tus clientes atentos a lo que haces, es ganándote su confianza. Existen muchas encuestas que certifican que, para los clientes, confiar en la marca es uno de los principales requisitos para comprar algo.

La confianza es importante y, si tu cliente siente que no inspiras confianza o, peor aún, que perdió la confianza que tenía en ti, tu negocio puede ir en declive y, quizás, nunca recuperarse. Sin embargo, hay muchas maneras de demostrarle al cliente que tu marca inspira confianza y puede ofrecerle todo lo que necesita.

La transparencia es clave

A los clientes, como a casi cualquier persona, les gusta estar al tanto de lo que haces. Aunque no es difícil comunicarse de más y explicar cosas innecesarias, en este caso, menos no necesariamente es más. Es mucho mejor darle al cliente toda la información, que no darle nada de información. Permite a tus clientes entrar en tus procesos y, si algo sale mal, reconoce el error. Si se dan cuenta que has estado intentando ocultar detalles, la confianza que has creado puede estar en peligro.

Decir pequeñas mentiras es una de las principales razones por la cual los empresarios fracasan. El acto de mentir te arranca del presente, impidiéndote enfrentarte a lo que realmente está pasando en tu mundo. Cada vez que agrandas una métrica, reportas un costo superior al real, eres menos que honesto con un cliente o un miembro de tu equipo, creas una falsa realidad y comienzas a vivir en ella.

Promete solo lo que puedes cumplir

Los últimos años han estado envueltos en miles de escándalos empresariales que han afectado la confianza de los consumidores. Hoy en día, cuando un cliente siente que ha sido engañado o manipulado, es poco probable que siga siendo fiel a una marca.

Eso significa que es importante no sólo cumplir, sino también superar las expectativas. Los empresarios a menudo se comprometen en exceso porque quieren gustar a las partes interesadas. Pero la forma más rápida de perder el respeto es no cumplir las promesas.

Si toma una semana para que un producto sea entregado, es mejor decir que tardará dos. Si un producto durará diez años, es mejor que digas que durará ocho. Entregar más de lo esperado, sin importar si la mejora es en el tiempo de espera, en la conveniencia o en el servicio en sí mismo, siempre añadirá valor a tu marca, lo cual mantendrá a tus clientes contentos.

La coherencia antes que nada.

Cuanto más consistente seas con tu marca, servicio al cliente y ofertas, más crecerá tu base de clientes, y por supuesto, tu reputación. Tener un enfoque definido permite a tu equipo sobresalir en lo que hacen mientras establecen un nicho en el mercado.

Podríamos decir que hay tres pilares fundamentales para establecer una marca coherente y exitosa. El primero de ellos es el mensaje que transmites. Aunque parezca obvio, debes saber que el mensaje de tu marca debe estar alineado con los valores de tu empresa. Si no sientes que lo que estás ofreciendo se ve auténtico, es porque probablemente no lo es. Trata de seguir una misma línea en cuanto a esto se refiere.

Por supuesto, no podríamos ignorar la imagen que presentas a tu público. El diseño de tu marca es una excelente manera de construir la confianza y el reconocimiento de tu marca. El uso de un mismo diseño en tu logo, tus redes sociales, materiales impresos y demás productos, le dará una cohesión visible a tu marca.

Por último, debes tomar en cuenta la manera en que te comunicas con tus clientes. Esto siempre variará de acuerdo con el nicho al que pertenece tu público, pero una vez que reconozcas cuál es la mejor manera de comunicarte con tu público, apégate a ella y evalúa constantemente su respuesta. Con el tiempo, la base de clientes que has construido te ayudará a aprender cada vez más sobre tu público.

Recuerda que es un gran error asumir que sabes qué es lo que quieren tus clientes. Escúchalos siempre, lee los comentarios, mide las reacciones de los usuarios hacia pequeñas dinámicas o actividades y, con base en esto, ajusta tu marca. Nunca resulta beneficioso quedarse estancado en algo que crees que funciona: hoy en día, el mundo cambia con demasiada rapidez, y tu negocio debería hacer lo mismo si no quieres quedarte atrás. Gánate la confianza de tus seguidores y asegúrate de no perderla, tus ventas te lo agradecerán.