fbpx

Puede que parezca tonto, pero lo cierto es que la motivación puede cambiar muchísimas cosas en tu vida. Y es que se pueden tener las mejores habilidades del mundo, pero si no se está motivado a mover estas habilidades, puede que nunca concretes ninguno de tus planes. Uno de los pilares de la motivación es la constancia: la creación de hábitos que contribuyan a tu motivación te hará más productivo.

Una de las primeras cosas con las que se debe tener cuidado es con las horas de sueño. No subestimes jamás la importancia de dormir lo suficiente como para no cabecear a mitad del día. Puede ser un pequeño sacrificio, pero de seguro valdrá la pena organizarte y crear un horario que te permita ir a la cama una hora antes, a cambio de despertar animado y con energía.

Por supuesto, la planificación no puede quedar a un lado. Lo más recomendable es anotar en una pequeña agenda todo lo que harás al día siguiente, de manera que puedas tener todo monitoreado. Trata de escribirlo de la manera más positiva posible. No es lo mismo preparar un informe semanal, que preparar el mejor informe semanal que ha visto tu jefe en años. Verlo anotado así te hará sentirte más animado, aunque realmente sea una tarea tediosa y aburrida.

A veces la introspección es una excelente manera de entender el mundo que nos rodea. Si sientes que pierdes la motivación en algún momento, prueba a escribir las razones de esto. Lee lo que has escrito y ve a dormir, pensando que todo aquello que anotaste en esa lista debe ser arreglado, mejorado o sustituido por cosas que si te aporten la motivación necesaria para seguir adelante.

La motivación se encuentra de muchas formas

Dormir con música de fondo también puede ayudarte a sentirte mejor. Abrir la subconsciente y mantenerla activa puede prepararte para la resolución de problemas durante la jornada. Y mientras más preparado te sientas para enfrentar al mundo, más ganas tendrás de hacerlo.

La música no solo tiene efectos durante el sueño, sino que también es capaz de aumentar los niveles de felicidad de las personas. Es por ello que en vez de escuchar esos 40 minutos de noticias sobre el tráfico y pronósticos del clima, puedes dedicar un tiempo de tu día a escuchar tu música preferida.

Dicen que el desayuno es la comida más importante del día, y no falta razón en esto. Un desayuno con alto contenido proteico será una excelente fuente de energía que te servirá para enfrentar la vida de la mejor manera posible.

El café puede ser uno de los peores enemigos de la motivación y la productividad, por lo que si eres de esas personas que toma varias tazas de café al día, podrías ir pensando en disminuir la cantidad de cafeína que consumes diariamente. Un poco está bien, pero definitivamente no resulta bueno para la motivación sentirse nervioso o tembloroso por los efectos de la cafeína.

Por supuesto, las eventualidades y las cosas inesperadas surgen todos los días, e interfieren con ese plan estructurado que haces cada noche antes de dormir. Sin embargo, lo mejor es atacar estos inconvenientes lo más pronto posible, y luego proseguir con la rutina establecida. Esto te ayudará a mantener tu agenda relativamente en orden sin importar lo que suceda.

Una última cosa que debes tomar en cuenta es el ambiente. Si tú área de trabajo se encuentra desordenada y desorganizada, puedes llegar a desconcentrarte. Es por ello que debes procurar mantener tu espacio limpio, dentro de la medida de lo posible. Sentirse a gusto con el sitio en el que se trabaja es una de las mejores maneras de seguir sintiéndote motivado a trabajar.

Recuerda que son las cosas por las que se trabaja duro, con constancia y con ánimo, son aquellas que se logran más rápidamente, y las que traen consigo los mejores resultados.