fbpx

El currículum es uno de los aspectos más importantes a la hora de aplicar a un trabajo. Es tu carta de presentación, no solo ante quién, con suerte, será tu próximo jefe, sino también ante cada persona que forma parte del proceso y decide qué tanto te acercas a lo que buscan. Es por ello que debe ser profesional y pulido, atractivo y conciso, de manera que la mirada del reclutador caiga sobre ti.

Un currículum poco profesional, que sea difícil de leer, confuso, que tenga demasiados errores o incluso que está poco relacionado con el trabajo solicitado, ni siquiera recibirá una mirada. No debe sorprenderte, muchas veces tu currículum se encuentra nadando entre cientos de solicitudes, y si no consigue destacarse entre los demás, puede que seas uno de esos cientos que tiran a la basura, aún antes de considerar la posibilidad de otorgarte una entrevista.

Las hojas de vida descuidadas, plagadas de errores tipográficos, serán ignoradas. Además, es importante que tu currículum sea consistente en formato: si primero pones viñetas, luego guiones, si empiezas con negritas y al final cambias a letras cursivas, tu currículum obtendrá una imagen poco profesional que probablemente evitará el pase a una entrevista con los reclutadores

Para que tu currículum sea efectivo, es necesario que sea conciso, claro y fácil de leer, además de consistente. Las fuentes muy pequeñas, los bloques de texto densos, un lenguaje vago o muy rebuscado pueden ser puntos en contra. La idea es que el currículum no solo sea estéticamente agradable, para que resalte, sino también breve, sin que esta brevedad haga que elimines aspectos importantes que pueden ayudarte.

Hay distintos tipos de curriculum: cronológico, funcional, específico, o incluso una mezcla entre varios. Dependiendo de tu trabajo, tus circunstancias personales e incluso el trabajo al que planeas aplicar, podrás decidir qué tipo se adapta mejor a ti. Sin importar el modelo, asegúrate de que sea legible. Evita las fuentes muy rebuscadas, y cuida que el tamaño no sea demasiado grande o, por el contrario, demasiado pequeño. Evita los bloques de texto densos y utiliza márgenes estándar. Si vas a enviar  el currículum en físico, deberías utilizar  un papel de color blanco o crema, ya que los papeles de colores suelen ser molestos a la vista.

Es importante no incluir información extraña o innecesaria. Más no es necesariamente mejor. Tu currículum vitae debe centrarse en las habilidades y atributos que te califican para el trabajo, por eso suele ser recomendable diseñar un currículum particular para cada aplicación de trabajo. Además, la extensión es importante: un currículum vitae no debe tener varias páginas. Para el buscador de empleo promedio, un currículum de una página probablemente sea suficiente, y dos páginas se tiene como un máximo aceptable.

Los ejemplos y plantillas también son muy útiles para decidir la información, el formato y el estilo que quieres imprimirle a tu currículum. Sin embargo, siempre que uses un ejemplo o una plantilla de currículum vitae, asegúrate de personalizar tu currículum para que refleje tus habilidades y capacidades, y los puestos de trabajo a los que te postulas. Una simple copia no es suficiente.

Escribir un currículum vitae es un trabajo duro y es importante obtener ayuda o, al menos, hacer una revisión antes de enviarlo a los empleadores. Considera la posibilidad de pedirle a un consejero o a un servicio profesional para que te ayude a asegurarte de que tu currículum sea profesional y esté bien pulido. Recuerda que lo importante es que el currículum refleje quién eres y qué puedes aportarle a la empresa.