fbpx

Puede resultar difícil en ocasiones adaptarse a la dinámica de trabajo remoto, y más aún cuando se presenta la necesidad de contratar nuevo personal o cuando se está iniciando. Es por ello te ofreceremos algunos consejos  para escoger un equipo remoto y trabajar con él.

Tanto desde la perspectiva de la contratación como de la retención, el apoyo al equipo actual es una función estratégica de tu negocio. Si bien las necesidades de cada startup son diferentes, siempre debes priorizar la creación de una experiencia positiva para que los empleados actuales y potenciales atraigan a los mejores nuevos talentos.

Las empresas de todo el mundo están lidiando con el cambio a un ritmo sin precedentes. El mundo laboral está creciendo a pasos agigantados, y con tanta gente buscando trabajo, es muy probable que consigas el candidato perfecto para tu negocio.

Si estás contratando, es preciso que revises todas las listas y te anotes en todas las páginas que puedan facilitarte esa búsqueda de personal sin necesidad de la presencia física del mismo.

También es importante conectarte personalmente con tu comunidad, ya sea con tu red de pares, con otras empresas de tu ciudad o con vecinos de la comunidad. Hacer esto puede ayudarte a conseguir nuevos recursos o recomendaciones, y darte una salida para compartir desafíos.

Es importante que tomes en cuenta los desafíos que conlleva el trabajo remoto: la dedicación exclusiva dentro de las paredes del hogar, dónde surgen nuevas responsabilidades y obligaciones. En lugar de pasar por alto esas realidades, es bueno reconocerlas abiertamente en las entrevistas y en el trabajo.

Los estudios sobre la transformación organizacional han encontrado que la comunicación es el factor más importante para el éxito. Comunicarse a través de una pantalla puede parecer difícil, pero es fundamental. Comparte las actualizaciones regulares con los candidatos y empleados, con frecuencia, incluso cuando no tengas todas las respuestas.

Es imposible recrear completamente una experiencia en persona de forma virtual, por lo que es importante ajustar todo el proceso en consecuencia. La llamada «fatiga de las videollamadas», una sensación de que las reuniones virtuales son más agotadoras que las reuniones en persona debido a la sobrecarga no verbal, puede ser un problema. Si puedes extender tu proceso de entrevistas durante unos días para dar un descanso a los entrevistadores, hazlo.

La programación es más fácil ahora, ya que los tiempos de desplazamiento y las salas de conferencias sobrevendidas se han evaporado. Para agregar una atmósfera de bienvenida, considera la posibilidad de que el reclutador de un candidato se una a su videoentrevista unos minutos antes para ayudar a probar su tecnología y responder cualquier pregunta de logística, de manera similar a como alguien podría saludarlo en la puerta si estuviera entrevistando en persona.

Asegúrate de que los candidatos conozcan a un grupo de sus futuros compañeros de trabajo, ya que no importa desde dónde se trabaja, son las personas las que realmente definen la cultura de la empresa. Debes tener en cuenta que, para un nuevo empleado que nunca ha conocido al equipo en persona, crear un sentido temprano de seguridad psicológica es increíblemente importante. Para ayudar a construir ese vínculo, prioriza las oportunidades de integrar a los nuevos miembros del equipo desde el primer día.

Sea como sea, asegúrate de que tus empleados se sientan cómodos y contentos, de manera que puedan cumplir con todas sus funciones y sobrepasen la expectativa que generaron durante su entrevista y primeras conversaciones.