fbpx

El Kanban es un método de gestión que se enfoca, principalmente, en el trabajo continuo para satisfacer una entrega continua. Esto sin sobrecargar al equipo encargado de ello. Este método busca optimizar los equipos de trabajo, permitiéndoles funcionar de la mejor manera, efectivamente y sin complicaciones.

Origen del Kanban

Kanban, que también se escribe «kamban» en japonés, se traduce como «cartel», que indica «capacidad disponible (para trabajar)». Este es un concepto relacionado con la producción ajustada y justo a tiempo.  Se utiliza como un sistema de programación qué indica qué producir, cuándo producirlo y cuánto producir.

Es un proceso para mejorar gradualmente todo lo que haces, ya sea el desarrollo de software, TI / Ops, Personal, Reclutamiento, Marketing y Ventas, Adquisiciones, etc. De hecho, casi cualquier función empresarial puede beneficiarse de la aplicación de los principios de la Metodología Kanban.

En qué se basa el método Kanban

Este método se basa en 3 principios básicos, que conforman la filosofía de trabajo a seguir para maximizar la productividad no solo individualmente sino como todo un equipo. El primer principio que nos muestra el método Kanban consiste en visualizar lo que haces. Entender el contexto de cada uno de los elementos que conforman tu trabajo puede ser realmente útil para cumplir con el propósito.

Es necesario equilibrar el enfoque del flujo de trabajo, a través de la limitación de la cantidad de trabajo en curso. De esta manera se evita que tanto el equipo como sus integrantes mantengan un flujo de trabajo adecuado, sin sobrecargarse. Comprometerse con demasiado trabajo simultáneo ocasiona baja productividad. Además ocasiona problemas entre el equipo debido al estrés de completar con todas las tareas.

Al lograr una colaboración continua, se fomenta el aprendizaje y la mejora activa, permitiendo que el equipo trabaje de la mejor manera posible. De esta manera consiguen aumentar el flujo de trabajo. Mientras menos tiempo tarden completando un proyecto, más rápido podrán empezar con el siguiente.

 

Adopta el Kanban

El método Kanban puede resumirse en una simple frase «Dejar de empezar, empezar a terminar». El enfoque de todo el equipo es hacer las tareas en progreso, alimentando la capacidad de respuesta al cambio. Es particularmente eficiente en empresas en las que las prioridades cambian con mucha frecuencia.

Una de los principales aspectos en que enfatiza este método es en no hacer ningún cambio a la configuración o el proceso existente de inmediato. El Kanban debe ser aplicado directamente al flujo de trabajo actual. Cualquier cambio que se necesite puede ocurrir gradualmente durante un período de tiempo a un ritmo con el que el equipo se sienta cómodo.

Es vital perseguir el cambio incremental y evolutivo. Kanban te anima a hacer pequeños cambios incrementales, en lugar de hacer cambios radicales, que podrían llevar a la resistencia dentro del equipo y la organización.

Inicialmente, respeta los roles, responsabilidades y títulos de trabajo actuales: A diferencia de otros métodos, Kanban no impone ningún cambio organizacional por sí mismo. Por lo tanto, no es necesario hacer cambios en los papeles y funciones actuales que pueden estar funcionando bien.

El Kanban constituye una estrategia perfecta para fomentar la productividad y acortar los plazos de entrega, logrando un equipo que efectúa trabajos de calidad en el mejor tiempo posible.