fbpx

Nadie es inmune a los ataques de ciberseguridad. Confiarse demasiado en la seguridad en internet es dar un paso en falso, facilitándole a los hackers apropiarse de tus datos digitales. Puede que pienses que “a nadie le importaría robar tus datos”, pero es este mismo pensamiento el que hace que no protejas tus datos y te vuelvas una presa fácil ante el ataque.

Es por ello que es importante considerar algunas estrategias de seguridad cibernética que pueden ayudarte a la hora de mantenerte seguro y cuidar tu negocio. Una de las mejores cosas que puedes hacer es mantenerte preparado. Dicen que es mejor prevenir que lamentar, y cuando se trata de tu seguridad online, esto es más cierto que nunca.

Prevenir el desastre es la mejor inversión

Es importante tomarse la seguridad digital en serio, en un mundo en el que prácticamente no podemos hacer absolutamente nada sin él. Nuestras vidas enteras están alojadas en internet de una manera u otra. Perder los datos de tu negocio y tus clientes es seguro algo que no deseas que pase.

En general, si eres prudente, te encargarás de desarrollar un plan específico para saber qué hacer en caso de ser atacado por piratas informáticos. La Agencia de Seguridad Cibernética y de Infraestructura de los Estados Unidos aboga por que los propietarios de pequeñas empresas aborden el tema de la seguridad cibernética por lo que es «un riesgo empresarial».

Lo que podría pasar si no tienes cuidado

Piensa por un segundo que un hacker obtiene información confidencial sobre tus empleados, tus clientes o tus socios. Este tipo de cosas no solo te puede hacer perder mucho dinero mientras tus empleados no pueden hacer nada para evitarlo, sino que tu reputación puede enfrentarse a un duro golpe que podría haberse evitado si te hubieras tomado el tiempo de proteger tus datos digitales.

Conseguir socios será más difícil: otras empresas se lo pensarán dos veces antes de asociarse con alguien que es incapaz de proteger y defender su propia propiedad intelectual.

Al hacer un balance de cuánto dependes de la tecnología de la información, será fácil evaluar el impacto potencial de las amenazas a la seguridad cibernética. Es importante tener un plan de contingencia que te permita traer la calma a tu empresa en medio de una tormenta de delitos cibernéticos.

Utilizar una red privada virtual vale la pena

Una de las mejores cosas que puedes hacer para mantenerte seguro es usar una red privada virtual, mejor conocida como VPN, y asegurarte de que todos tus empleados la usen. Esencialmente, los VPN se encargan de conectarte a internet de forma completamente anónima, ocultando así a otras personas el protocolo de internet y la dirección IP de tu ordenador.

Al hacer esto, mantendrás tus actividades en línea completamente en secreto. Las conexiones serán encriptadas, lo cual significa que tendrás privacidad incluso cuando estás conectado a través de redes Wi-Fi. Todo, desde los mensajes de correo hasta los datos de inicio de sesión de tus cuentas, se encontrarán encriptados y encubiertos. De esta manera  evitarás que los delincuentes digitales roben esta valiosa información.

Saber a lo que te enfrentas es clave

Según algunas estadísticas, el 28% de los ataques cibernéticos son dirigidos a pequeñas empresas. Esto hace de vital importancia hacer una evaluación de riesgos de tu situación actual, y preparar un plan de defensa. Luego, deberás asegurarte de capacitar y educar a todos tus empleados y asociados sobre cuáles son las mejores prácticas de seguridad digital.

Una de las mejores cosas que puedes hacer es cambiar las contraseñas de tus cuentas con frecuencia. Además, usar un gestor de contraseñas es esencial: nada peor que tener un papel con todas las contraseñas, que se puede extraviar o incluso ser robado.

Es necesario que todas las personas que trabajan contigo reciban un entrenamiento de seguridad antes de que se les asigne un ordenador o un equipo de trabajo: es importante saber a qué peligros se enfrentan, las medidas de seguridad que deberán tomarse y cómo evitar posibles ataques cibernéticos. Hacer esto puede ser la diferencia entre unos datos protegidos y un robo de información.

Las copias de seguridad son obligatorias

Cualquier negocio depende de todos los datos que recoge y guarda. Es por ello que sería catastrófico perder de repente todo el acceso a los servidores informáticos por causa de los ataques cibernéticos o incluso una caída del sistema, que nada tenga que ver con delincuentes digitales.

Si se hacen copias de seguridad de los datos con regularidad, puedes olvidarte de los hackers y de sus ataques que pueden dejar a tu negocio completamente en blanco en cuestión de minutos. También deberías considerar el almacenamiento en una nube, como Dropbox o Google Drive, para asegurarte de que no hay ninguna manera de que los datos contenidos en tus sistemas se pierdan.

Tomar las precauciones necesarias para proteger tus datos no es un capricho, es una necesidad que cada vez toma más fuerza. Evitar una pérdida de información importante debería ser una de tus principales prioridades y no es difícil mantenerse al día con las tendencias de seguridad que te harán perder tiempo, dinero y además, datos valiosos.