fbpx

Cuando tienes una página web que te representa a ti y a tu marca, debes tener cuidado con ciertos detalles legales que pueden costarte más caro de lo que parece. Los aspectos legales pueden parecer engorrosos, pero son realmente importantes y tomarlos en cuenta puede ayudarte a evitar situaciones complicadas con tu página web.

El dominio y la actividad de tu web en línea

Una de las cosas más importantes con respecto a tu página web es el dominio y la marca. Por supuesto, esto no es tarea fácil, sobre todo cuando tenemos una marca, ya que lo mejor es que coincida con ella. De hecho, la mejor opción es registrar la marca y el dominio al mismo tiempo, para no tener ningún problema luego y contar con buena cobertura legal.

Es importante asegurarte que el dominio y la marca que elijas no esté siendo utilizado. La razón es que si existe una persona que lo haya registrado como marca, puedes perder el dominio y tendrás que lidiar con graves problemas.

Según la Ley de Comercio Electrónico, cuando tienes una web, estás obligado a identificar al titular de la misma, a menos que sea una página web puramente personal. Es decir, cualquier web que funcione en términos profesionales, corporativos o comerciales, debe identificar a su titular apropiadamente.

Seguramente has oído hablar de los derechos de autor y si no sabes a que se refiere, mejor asesorate, ya que si no los respetas pueden complicarte la vida. Cualquier texto, foto, video o dibujo que no sea tuyo está sujeto a derechos de autor y debes asegurarte de que el material sea de uso libre para colocarlo en tu página, o en su defecto, pedir autorización para usarlos.

También debes tomar en cuenta el público al que te diriges, así como la actividad que realizas en la web. En cualquier caso, debes considerar las legislaciones que rigen tus actividades dentro del internet y cuales son tus limitaciones para solicitar las autorizaciones  que corresponden.

La transparencia puede evitarte problemas

Cosas tan simples como los formularios de registro pueden traerte problema si no cumples con las leyes locales de protección de datos. Asegurarle al usuario que estás manteniendo sus datos a salvo y especificar en qué los estás usando pueden ahorrarte una gran multa. De igual manera, establecer con claridad los detalles del envío de boletines informativos y correos electrónico de acuerdo con las leyes de tu país te ayudará a evitar problemas.

Por supuesto, las plataformas de E-commerce tienen sus propias regulaciones, las cuales debes cumplir para evitar sanciones. Es necesario proporcionar información previa y detallada a la compra, y tomar en cuenta la legislación sombre consumidores. Puedes pensar en esto no solo como una ayuda legal sino también como una manera de darle a los usuarios la confianza de que eres transparente con la información.

Por último, es importante mencionar que es necesario formalizar la relación con tus proveedores, a través de un contrato en el cual se vean especificadas las condiciones del acuerdo comercial. Esto te cubrirá las espaldas ante cualquier malentendido que pueda llegar a haber y deja las cosas claras desde el inicio. Si tomas en cuenta todos estos detalles, probablemente no tendrás problemas legales con tu página y podrás seguirla utilizando durante todo el tiempo que quieras.