Si tu empresa está desfalleciendo en medio de ofertas de empleo que no llegan a ningún lado, puede que quieras mejorar tu proceso de contrataciones. Cada día más empleados están renunciando a sus trabajos, generando una escasa mano de obra, y los trabajadores están esperando más de sus posibles empleadores. La remuneración, como siempre, es importante, pero también lo es la cultura de la empresa, y cada vez más.

 

Hoy en día nos encontramos frente a un entorno de contratación muy distinto al que teníamos hace dos años. Los últimos años han cambiado las prioridades de las personas y, aunque el dinero sigue siendo importante, la gente también quisiera sentirse escuchada por su empleador, o incluso sentir que forma parte de algo más grande que solo un trabajo de 9am a 5pm. Entonces, debes cambiar tu estrategia y darle un enfoque más vendedor si quieres realmente tener éxito en el proceso de contratación.

 

Usa la estrategia de tararear, cantar y gritar

No basta con utilizar LinkedIn como una bolsa de trabajo para mejorar el proceso de contrataciones. Esta es una plataforma social muy valiosa en la que las empresas deben pregonar su «narrativa de contratación» para ayudar a atraer a los empleados. Existe una estrategia muy útil para publicaciones en redes sociales que, básicamente, se resume en «tararear, cantar y gritar». Esto viene a significar que una empresa debe publicar actualizaciones periódicas, es decir, tararear, y luego pasar a anuncios ocasionales o menciones en la prensa, lo que vendría siendo el cantar, y luego los logros o eventos importantes, siendo esta la parte de gritar.

 

Al mantener una visibilidad constante de este modo, se puede desarrollar una reserva de talento atrayendo a los posibles candidatos, incluso cuando no haya ofertas de trabajo actuales. Considere la posibilidad de tomar la ofensiva. Si puedes conseguir que tus empleados actuales compartan su experiencia en las redes sociales, aún mejor.

 

Muchas empresas animan a sus clientes a que hagan videos en los que entrevistan al equipo de trabajo sobre por qué les gusta trabajar allí. Es importante que hablen de cosas que realmente no tengan que ver con el salario, sino más bien con la manera en que se sienten estando en la empresa. Lo que hace que los empleados estén dispuestos a hablar, más allá de un genuino aprecio por su empresa, que debería existir, es el conocimiento de que, cuando se cubran las vacantes, es probable que sus cargas de trabajo se vean beneficiadas.

 

Mejora tu proceso de contrataciones

Una cosa es contratar con rapidez y otra con eficacia. Las empresas exitosas, en muchas ocasiones, atribuyen su éxito y su rápido crecimiento a sus procesos de contrataciones, que prioriza la búsqueda de candidatos que encajen culturalmente con la empresa. Este tipo de empresas explica que cuando encuentran un candidato cuyos valores encajan con la empresa, no solo deben actuar con rapidez, sino que deben ser muy humanos y cercanos a la hora de entrevistarlos.

En general, puede ser bueno buscar candidatos que tengan un espíritu emprendedor y voluntad de hacer las cosas, y de hacerlas bien. Estas cualidades pueden ser vistas fácilmente desde los primeros momentos de la entrevista. Asimismo, la empresa puede utilizar un sistema de seguimiento de solicitantes, un tipo de software de reclutamiento y contratación, para mantener organizados a los candidatos. Además, es importante tomar en cuenta el tiempo virtual. Puedes hacer varias entrevistas que ocurran en períodos cortos de tiempo para terminar de conocer al candidato.

Una excelente estrategia para una de estas entrevistas es una revisión por pares, que da a los solicitantes la oportunidad de hablar con un empleado existente que hace el trabajo que ellos van a hacer. Este tipo de reuniones individuales durante la primera semana de la nueva contratación están hechas para imitar una integración en el equipo y que tanto el empleador como el candidato se den cuenta si están hechos para trabajar juntos.

 

No olvides ser siempre transparente

Una marca de empleador más fuerte y transparente también te ayudará a seleccionar las cualidades que deseas del personal en el proceso de contrataciones. Si bien esto puede significar que los menos adecuados abandonarán el barco, los que les guste lo que ven se quedarán. Esto significa que tanto tú como el candidato estarán acoplados a la misma cultura de trabajo y será mucho más fácil llevarse bien.

 

Es un proceso más eficiente y también exitoso. Cuando la cultura de una empresa se presenta de forma clara y precisa a los solicitantes de empleo, los empleados saben en qué se están metiendo, y es más probable que se incorporen. Es por ello que es importante diseñar un proceso de entrevistas que diga: “Esto es lo que somos y esto es lo que representamos. Queda de tu parte decidir si te gusta lo que ves, y hacérnoslo saber”

Ir al contenido