Cometer errores al contratar nuevo personal puede llegar a complicarte la vida. Puede ser estresante y, si no se hace correctamente, puede acabar costando mucho tiempo y dinero. Como es lógico, cuando se trata de dirigir una empresa, una de las partes más difíciles del trabajo tiene que ver con la búsqueda y contratación de nuevos talentos, evita los errores más comunes.

 

Ya sea que estés tratando de cubrir un puesto dentro de la empresa o de crear un puesto completamente nuevo, hay algunos errores al contratar personal que son comunes y que muchas personas cometen una y otra vez. Así, veamos algunos de los errores más comunes para que puedas evitarlos la próxima vez que quieras contratar a alguien nuevo en tu compañía.

Evita errores: No te apresurarse a publicar la oferta de trabajo

Muchos propietarios esperan hasta el último momento para publicar un anuncio de empleo. Esto es, realmente, lo peor que pueden hacer. Puede que lleves semanas o incluso meses con poco personal, y que finalmente llegues a tu punto de ruptura y decidas contratar a un nuevo miembro del equipo. Publicas que tienes una oferta de trabajo, y en la premura de conseguir un nuevo empleado ni siquiera te detienes a pensar, solo lo publicas sin darle muchas vueltas al asunto.

 

Pasas por todo este proceso sin pensar mucho en quién quieres contratar realmente y qué quieres que haga dentro de tu propio negocio. Este error de novato puede hacer que vayas a tomar la decisión de contratar sin estar preparado. No tienes una idea clara de para qué estás contratando realmente, y puede que te encuentres con que contratas a la persona equivocada ahora y tienes que volver a hacer todo el proceso de contratación dentro de unos meses.

 

Realizar la entrevista sin estar preparado

Muchos gerentes y propietarios de empresas no pasan mucho tiempo haciendo entrevistas, por lo que sus habilidades están oxidadas. Se saca una serie de preguntas genéricas de Internet y se empieza la entrevista con poco o ningún plan. Hacer esto te llevará a hacer preguntas que no tienen relevancia para tu sector o el puesto en cuestión, y puede hacer que tomes la decisión de contratación equivocada. O, lo que es peor, puede llevar al candidato a pensar que no eres un buen jefe, y puede rechazar tu oferta de trabajo para trabajar en una empresa que estaba más preparada para su entrevista y el proceso de contratación.

 

Tomar una decisión apresurada

¿Qué ocurre si los candidatos que se presentan no encajan bien? ¿Y si sólo recibes un puñado de currículos y ninguno de ellos cumple con los requisitos? Cuando no te tomas tu tiempo para publicar la oferta con antelación, es muy probable que tengas prisa por cubrir un puesto, con lo que escogerás al mejor que se presente a esa entrevista, pero no siempre este es el candidato más adecuado para tu empresa. Las decisiones apresuradas, son errores al contratar personal que se comenten con frecuencia. Esto puede llevarte a tener que volver a realizar el proceso de contratación (¡y la formación!) dentro de tres o seis meses.

 

Incorporar a un nuevo empleado antes de tiempo

Supongamos que, a pesar de todos los problemas, consigues encontrar un buen empleado que se ajuste a las necesidades de tu empresa. Le ofreces el puesto y dos semanas después entra por tus puertas listo para trabajar. Lo que hagas a continuación influirá enormemente en el desempeño de tu nuevo empleado en el puesto. Apresurarse en la formación y la incorporación al puesto de trabajo puede dejarles confundidos y hacer que sea casi imposible que cumplan tus expectativas para el puesto.

 

Contratar es difícil, pero con un poco de planificación y previsión, no tiene por qué ser tan difícil. Dedica algo de tiempo a pensar en la función y en el listado de puestos de trabajo, y tómate tu tiempo para tomar una decisión de contratación e incorporación y estarás mucho más contento con el resultado final. Evita errores al contratar nuevo personal, haz las cosas con calma y lo lograrás.

Ir al contenido