El mundo está cambiando de manera vertiginosa y ha puesto a los trabajadores alrededor del mundo a replantearse todas las maneras en que han estado trabajando hasta el momento. Los últimos dos años han estado llenos de cambios y es hora de adaptar nuestras vidas y nuestros trabajos al mundo de hoy en día. Así, hay ciertas cosas que debemos cambiar si queremos mantenernos a flote en un mundo tan cambiante como el que estamos viviendo hoy en día.

Tele-trabajo

Los últimos años han demostrado que la mayoría de los trabajos de oficina pueden realizarse a distancia. En consecuencia, exigir a la gente que acuda a la oficina todos los días parece una tontería, sobre todo porque el tiempo de desplazamiento innecesario constituye un recorte salarial. El problema central aquí es que nos hemos dado cuenta que las personas no necesitan alguien que los vigile. Así, los directivos tienen que encontrar formas de que aporten un valor real, y dejar de pensar que trabajar desde casa es obsoleto y contraproducente.

Realiza cambios en la manera de dirigirte a nuestros empleados

Muchos directores generales creen que está perfectamente bien desahogarse y desahogar el estrés gritando a los empleados durante las reuniones de trabajo. Hoy en día, la salud mental está siendo cada vez más concientizada, y es por ello que debemos no solo aprender a manejar los problemas que surgen en la compañía, sino contar con un personal capacitado para atender cualquier problema o inquietud que puedan tener nuestros empleados.

Flexibilidad

Bajo la severa crisis económica que vivimos hoy en día, las personas necesitan un trabajo o varios que le proporcionen la comodidad de ganar un buen sueldo. Ya hoy es casi imposible esperar dedicación exclusiva, así que es necesario adaptar los esquemas para maximizar la productividad en el menor tiempo posible. Esta flexibilidad, además, se trata de llegar a acuerdos con tus empleados para conseguir la mejor manera de que fluya el trabajo. El autoritarismo quedó en el pasado, hoy debes abogar por la flexibilidad y el entendimiento.

Instaura cambios al establecer tu oficinas

Anteriormente, era común que los empleados compartieran una ruidosa oficina que propicia la interacción y, por ende, la distracción. Luego de haber experimentado el teletrabajo, los empleados ya no quieren volver a esto, sino que buscarán volver a un sitio en el que puedan trabajar cómodamente y sin interrupciones. Las oficinas de planta abierta decían fomentar la colaboración y la innovación, pero terminaban disminuyendo ambas, al tiempo que destruían la productividad.

Entonces, en un mundo tan cambiante como el actual, algunas de estas cosas pueden ayudarte a mantener a tus empleados a flote en tu empresa, siendo que hoy en día las tasas de desempleo están subiendo como la espuma, es importante contar con una fuerza de trabajo que tenga las facilidades para realizar su trabajo y puedan hacerlo de la mejor manera posible.

Ir al contenido