Cuando eres un trabajador independiente, a menudo existen conflictos con el valor de tu tiempo. En muchas ocasiones incluso terminamos perdiendo tiempo en cosas que realmente no están valiendo lo que deberían. Generalmente conoces los costos de los distintos servicios que ofrecemos, pero realmente, ¿Cuánto vale tu tiempo?

Todos contamos con el mismo tiempo, y esto es una de las cosas que no podremos recuperar jamás, así que tenemos que asegurarnos de que estemos cobrando lo correcto por él. Este es el mayor desafío para los emprendedores, sobre todo cuando están comenzando. El tiempo suele ser una de las cosas que más nos falta, pero es aquí donde debemos a empezar a analizar cuánto vale el tiempo que conseguimos sacar para un proyecto.

Si inviertes demasiado de tu tiempo en la parte operacional de tu trabajo, puede que no estés haciendo realmente lo correcto. Es decir, estás trabajando realmente duro, te estás esforzando, pero tus ingresos se mantienen estancados, y es ahí donde está el problema.

Cuando estás en este punto, hay algo que debes cambiar, porque el trabajo debe ser lucrativo y los ingresos deben ir aumentando progresivamente. Si no lo estás haciendo, entonces aprende a calcular el valor de tu tiempo.

¿Cuánto vale mi tiempo?

En un escenario ideal, llevamos un diario o agenda, en la cual apuntamos cada día las tareas que hacemos y el tiempo que invertimos en ellas. Sin embargo, esto es realmente poco viable, ya que nos quitaría tiempo llevar este registro y caeríamos en el mismo ciclo. Por eso, lo que realmente debemos hacer es calcular el valor que tenemos como emprendedores de una manera más imprecisa, pero de igual manera viable.

Y lo cierto es que la fórmula es muy sencilla: divide el dinero que ingresas entre el tiempo que dedicas a tu trabajo. Esto lo podemos ejemplificar así. Anotaremos la cantidad de horas que trabajamos en la semana. Lo normal son 40 horas, pero ya sabemos que, como emprendedores, probablemente trabajemos más, así que tomaremos 60 horas como referencia.

También es importante anotar que un año tiene 52 semanas, y réstale dos semanas que deberías estar tomando de vacaciones, serían 50 semanas laborables al año. Si multiplicas esas 60 horas a la semana por estas 50 semanas laborales, obtienes 3000 horas de trabajo. Aquí, debes tener el registro de cuánto dinero has generado a lo largo de ese año que estamos contando.

Calcula el valor de lo que haces y analiza lo que obtienes

Entonces, teniendo esto, lo que haces es dividir este monto entre las horas laboradas. Imaginemos entonces que el ingreso es, por decir un número, de 25.000 dólares en el año. Dividiendo esto entre las 3000 horas, obtienes que el valor de tu hora es 8.3$. Si esto es poco o mucho, ya lo decidirás tú, pero te sirve para evaluar cómo te encuentras con esa cantidad, si sientes que ese es el valor o que puedes ajustarlo un poco más.

Este dato, al final, lo que te indica es el grado de eficiencia que tienes, en cómo inviertes tu tiempo. Claro que este es un valor relativo, pero si tú consideras que es muy bajo, puede significar que estás dedicando demasiado tiempo a cosas que no generan valor. Sin embargo, muchas veces el problema es realmente darte cuenta de si estás malgastando este tiempo y entender qué es lo que realmente vale tu tiempo, de una manera un poco más precisa.

Esto te sirve para analizar, entonces, cuáles son las cosas que estás haciendo que pueden estar sumando horas y restando dinero, para hacer un mejor manejo de la manera que lo inviertes y, finalmente, hacer los cambios que consideres necesarios para lograr alcanzar el valor que realmente se encuentre acorde con lo que haces y la manera en que inviertes tu tiempo.

Ir al contenido