Si ya has decidido que las redes sociales son lo que tu negocio necesita, quizás te estés preguntando cuál es el mejor tipo de contenido que se adapte a ti. Sin embargo, no hay una fórmula maestra para saber esto. El contenido que le sirve al negocio de tu vecino puede no ser el más efectivo para tu negocio. Así, lo más importante de todo este proceso es que vayas probando cosas nuevas y descubras por ti mismo cuál es el mejor contenido para ti.

Ni siquiera una bola de cristal te ayudaría a predecir qué es exactamente lo que necesitas. No importa la experiencia que tengas, lo cierto es que depende mucho no solo del tipo de negocio, sino del tipo de público, mercado y contexto al que te estás dirigiendo. Así, es cuestión de que tengas estas cosas bien definidas y empieces a probar para saber qué es lo que te da mayor visibilidad en las redes sociales.

Y una vez que encuentres ese estilo de publicaciones que le sirven a tu negocio, apégate a él e impleméntalo como la rutina de tu semana en tus redes sociales. No es necesario que te vuelvas loco desde el inicio, puedes empezar poco a poco para descubrir también cuál es la frecuencia y las horas en las que recibes más interacción de tu público.

¿Cuáles son las mejores plataformas de redes sociales?

Realmente, no podemos decir que una red social sea mejor que otra. Simplemente todas cuentan con diferencias en sus enfoques que las hacen atractivas para distintos públicos. Por ejemplo, si tu negocio se dedica a las ventas B2B, posiblemente quieras echarle un vistazo a LinkedIn. Pero si lo tuyo está dirigido a personas jóvenes, quizás prefieras pasarte por TikTok o por Instagram. Si te diriges a un público más adulto, puede que lo mejor sea Twitter o Facebook.

Así, no hay respuesta correcta. Realmente, todas las redes sociales son una excelente opción, y sin duda puedes aprovechar cada una de ellas sin importar el tipo de negocio que tengas. Sin embargo, si puedes tomar algunas ideas de cuál es la mejor para el tipo de público al que se dirige tu negocio, y enfocar la mayor parte de tus esfuerzos en ella.

Realmente, no hay nada predefinido para cada tipo de negocio. De nuevo, es importante que conozcas a tu público y sus necesidades, y con base en eso decidas qué es lo mejor para ti. Puede que tengas ideas ya establecidas de lo que necesitarás. Pruébalas, pero no las tengas como la verdad absoluta. Usa tu intuición, atrévete al cambio y trata de ser receptivo ante los resultados que obtengas.

Un último consejo que podríamos darte es que te fijes en la competencia. Con esto no queremos decir que seas una copia fiel exacta de sus estrategias. Pero si es bueno que analices lo que les funciona a ellos y trates de entender ´como adaptar sus estrategias a tu negocio en particular. Salte del marco, haz algo poco convencional, intenta cosas nuevas. Nadie que no se haya arriesgado con su negocio ha logrado convertirlo en algo especial. Haz algo innovador y prueba diferentes cosas hasta lograr lo que mejor te funcione.

Ir al contenido