La gestión de riesgos de un proyecto podría ser comparable a hacer la separación entre los pros y los contras de una decisión, cualquiera que sea, en nuestras vidas. Uno siempre quiere conseguir el mejor resultado posible, pero también deberías identificar y planificar cualquier riesgo que pueda afectar a tu vida en el futuro. Cuando se trata de la gestión de riesgos de un proyecto, puedes aplicar este mismo proceso de pensamiento para identificar todos los riesgos que podrían afectar a tu proyecto.

Los errores no se pueden evitar. Al final, todos somos humanos y no somos perfectos. Pero si se planifican los riesgos y se crea un plan de gestión de riesgos por adelantado, los gestores de proyectos sabrán qué esperar cuando surjan los obstáculos y cómo reaccionar ante ellos para distribuir los recursos de forma eficaz. Esto, a su vez, aumentará las posibilidades de éxito del proyecto.

Es mejor trabajar inteligente que trabajar duro

Una de las cosas más importantes es que identifiques los riesgos para poner en marcha un plan que te ayude a contrarrestar cada una de las posibles dificultades a las que puedas enfrentarte. Así, podrás beneficiarte de distintas maneras, siendo que si incorporas la identificación de riesgos y la planificación de la respuesta a los mismos en la gestión de proyectos, podrás obtener mejores resultados.

Cuando te tomas el tiempo necesario para analizar el proyecto, los objetivos del mismo y cualquier riesgo potencial en la gestión del proyecto, verás que estás mejor preparado ante cualquier eventualidad, y verás una mejor comunicación entre tu equipo y tú.

Al evaluar los riesgos del proyecto, todo el equipo sabrá lo que se espera de ellos. Cuando tu equipo está en la misma página que tu, es mucho más fácil ayudar en pro de que el proyecto se lleve a cabo de la mejor manera posible.l dinero. Tendrán tiempo para hacer sus aportaciones antes de que se complete el plan de gestión de riesgos y comience el proyecto.

Aunque un plan de proyecto incluya hitos y una fecha de finalización prevista, los factores imprevistos pueden desviar los plazos. La gestión de riesgos crea plazos realistas para el proyecto. Si logras identificar los riesgos desde el principio, descubrirás y eliminarás los problemas antes de que los proyectos se pongan en marcha. Además, te permitirá contabilizar un tiempo específico para ocuparte de cualquier imprevisto.

 

La planificación puede cambiar el rumbo de tu proyecto

A menudo los proyectos se descontrolan porque un miembro de tu equipo intenta solucionar un problema en mitad del proyecto. Al tener un enfoque reactivo, en el cual todo se hace con prisas, y que busca perder la menor cantidad de tiempo y dinero, puede que al final obtengamos un proyecto incompleto o con una calidad mucho menor a la que tendríamos si hubieramos planificado con tiempo los imprevistos.

 

Ser proactivo y utilizar una buena gestión de los riesgos del proyecto significa que los problemas pueden abordarse sistemáticamente con tiempo suficiente para realizar cambios. Así, los planes de respuesta estarán listos cuando sea necesario.

 

Una de las mejores cosas de la planificación de riesgos es que te permite crear un esquema y un enfoque real y efectivo para los proyectos futuros. Piensa en todo lo que tuvo éxito en la primera planificación y gestión de riesgos, y en lo que no, y con base en eso, podrás ir perfeccionando tu método de gestión hasta conseguir uno que, si no es perfecto, se acerque bastante a serlo. Prepararse para el fracaso puede parecer a veces una actitud derrotista, pero el análisis de riesgos puede convertirse en la diferencia entre el éxito y el fracaso de tus proyectos.

Ir al contenido