La autoconciencia es tener un alto grado de conocimiento sobre uno mismo. Es la conciencia de tus hábitos, tendencias emocionales, necesidades, deseos, fortalezas y debilidades. Tener un alto nivel de autoconciencia es una herramienta poderosa. Te permite cambiar tu vida de forma más eficaz, ya que conoces en detalle la manera en que funcionas. Los que carecen de autoconciencia encuentran la vida frustrante.

¿Cómo desarrollar la autoconciencia?

Una de las cosas más importantes para desarrollar la autoconciencia es analizar nuestros pensamientos. A no ser que lleves años meditando, tu mente está constantemente agitando ideas y haciendo comentarios sin parar. No puedes mirar un árbol y admirarlo, tu mente inmediatamente se dirige a comentar: “Es un árbol precioso”. Y a partir de ahí cae en una espiral de pensamientos de la cual no puedes escapar.

Observa tus patrones de pensamiento. ¿En qué piensas cuando te sientes nervioso? ¿Aburrido? ¿Interesado? ¿Caminando por la calle? Fíjate en que situaciones similares dan lugar a patrones de pensamiento similares. Además, puede ser útil pensar en la manera en que piensas sobre los demás. ¿Juzgas a las personas y a las situaciones? ¿Pasas mucho tiempo pensando en el pasado o en el futuro? ¿Esperas que ocurra lo peor o lo mejor? ¿Prefieres dejar que las cosas tomen el curso que están destinadas a tomar?

Otra cosa que deberías observar es la manera en que te sientes a lo largo del día. Mientras comes, mientras conduces, mientras estás en el parque, o mientras estás en el banco. Una vez que identifiques las distintas emociones que sientes a lo largo del día, cuestiónala. Pregúntate a ti mismo por qué sientes lo que sientes, y trata de justificar la reacción que has tenido.

Aprende a comprender cómo manejas una situación frustrante o molesta. Una gran parte de tu tiempo la dedicas a intentar sentirte mejor. Si te sientes ligeramente frustrado o incómodo, es posible que gastes una enorme cantidad de tiempo y energía intentando cambiar la situación o a los demás a tu alrededor para resolver esos sentimientos negativos.

La manera en que reaccionas a los problemas también puede decirte mucho. ¿Buscas distraerte, o buscas resolver la situación de inmediato? Asimismo, tus amistades, la manera en que te relacionas con ellas, en que entablas conversaciones con ellos, es una manera de comprender un poco más de ti mismo. Algunas personas dicen que estamos hechos de mosaicos, mosaicos creados por cada una de las personas que queremos. Piensa un poco en cada parte de ese gran mosaico que eres, y si realmente te gusta lo que ves.

Muchas personas piensan que llevar un diario es algo que solo hacen las adolescentes enamoradas, pero lo cierto es que un diario puede traerte más beneficios de los que crees. No hay mejor manera de aprender sobre ti mismo que registrar tus pensamientos, sentimientos y experiencias cada día. Los estudios han demostrado que no recordamos nuestro pasado con mucha precisión, así que anótalo mientras está fresco en tu mente. Asegúrate de incluir los puntos altos y bajos del día.

Acostúmbrate a escribir en tu diario durante al menos 15 minutos al día. Empezarás a notar patrones y aprenderás mucho sobre ti mismo. Comprenderte a ti mismo podría ser la pieza más importante del rompecabezas que te llevará a crecer como persona. Mantén la conciencia de tus pensamientos, sentimientos y acciones. Examínalos y cuestiónalos. Te sorprenderá lo que puedes encontrar ahí.

Ir al contenido