¿Eres el tipo de persona que deja que las circunstancias negativas y los retos a los que te enfrentas determinen tu nivel de felicidad? ¿Crees que serás feliz cuando consigas el próximo gran ascenso, ahorres suficiente dinero o encuentres el alma gemela que estabas buscando? Entonces es el momento de aprender a florecer.

Aunque los objetivos positivos te impulsan, es importante aprender a florecer donde estás plantado. En lugar de dejar que las circunstancias dicten cómo te sientes, deja que brille la alegría que tienes en tu interior. No importa dónde te encuentres, encuentra lo bueno en ello. Recuerda todo lo que tienes que agradecer, en lugar de centrarte en la sensación de que siempre falta algo.

Para florecer allí donde estás plantado, busca lo bueno en cada reto al que te enfrentas. Algunas de las personas más ricas se sienten vacías porque no tienen el amor incondicional de los demás, su salud u otras cosas que el dinero simplemente no puede comprar. Y algunas de las personas más pobres del mundo son las más felices. ¿Por qué? Porque eligen encontrar lo bueno y centrarse en ello.

Cuando pienses en florecer justo donde estás, pregúntate qué tienes que puedes agradecer. Piensa en si tienes un sitio donde vivir, si tienes suficiente para comer, un trabajo estable que te permita pagar tus facturas, salud, o personas a tu alrededor que te quieran. Reconocer todas estas cosas es un gran paso al crecimiento.

Lo que piensas de ti mismo es importante para florecer

La forma en que ves el mundo y tu nivel de confianza en ti mismo pueden afectar a lo que consigues en la vida. Las personas que actúan como si fueran felices a menudo lo son, porque sus vidas siguen sus acciones. Elige encontrar los aspectos positivos de cualquier reto al que te enfrentes. En lugar de centrarse en los problemas, concéntrate en las posibles soluciones hasta lograr los resultados que deseas.

Hablar bien de ti mismo puede ser un excelente empujón. Las palabras habladas y escritas tienen un poder tremendo. Esas palabras pueden moldear vidas enteras cuando la gente se las toma a pecho. Si interiorizas palabras negativas, todo lo que podrías agradecer te parecerá insignificante. Esa negatividad te hará sentir desanimado e insatisfecho. En lugar de eso, acoge en tu corazón sólo palabras positivas.

Las palabras positivas, ya sean pronunciadas por ti o por otra persona, pueden ayudar a moldear tu vida. Puedes florecer maravillosamente donde estás ahora mismo. Avanza hacia tus objetivos y sigue mejorando, pero recuerda que la alegría y la paz abundantes pueden encontrarse en cualquier situación o circunstancia. Empieza a buscar la alegría justo donde estás.

Tus creencias sobre ti mismo y el mundo que te rodea conforman tu destino. Lo que piensas está íntimamente relacionado con lo que sientes. Piensa en pensamientos que afirmen la vida y te sentirás más vivo. Piensa en cosas que te hacen sentir triste y desanimado y te sentirás infeliz.

Decide hoy disfrutar del precioso momento presente. Serás feliz y tendrás éxito cuando elijas conscientemente estar donde estás y en ningún otro lugar. Hoy, elige estar presente y consciente en cada momento. Cuando lo hagas, florecerás donde estás plantado.

 

Ir al contenido