Normalmente, en el mundo occidental, nos gusta hacer las cosas por nuestra cuenta. Pensamos que las cosas solo saldrán bien si las hacemos nosotros. Pero lo cierto es que cualquier persona que quiera prosperar realmente necesita apoyo.

El apoyo puede venir de muchas formas. Puedes tener apoyo emocional, apoyo logístico, apoyo organizativo, o incluso apoyo emocional. Es importante que identifiques cuál es el tipo de apoyo que mejor le haría a tu proyecto y te encargues de construir los mecanismos para conseguirlo.

Tener apoyo aumenta tus posibilidades en la vida

Haz un poco de memoria y piensa en los éxitos del pasado. Trata de recordar todo el apoyo que tuviste durante esos éxitos. ¿Quién te apoyó más? ¿Qué apoyo no tuviste que hubiera sido útil? Piensa también si hay personas similares en tu vida que puedan encargarse de estas mismas funciones que son útiles para ti, o si cuentas con otras herramientas disponibles para apoyar tus esfuerzos.

Es importante que también examines los fracasos del pasado. Considera todas las fallas significativas que has tenido. Reflexiona sobre el tipo de ayuda que quizás necesitabas, y no tenías. Piensa en las personas que podrías haber necesitado y a quienes no les pediste ayuda. Evita repetir los errores del pasado, y crea los sistemas de apoyo adecuados para ti.

Proyéctate hacia el futuro. Piensa en lo que quieres conseguir en el futuro. Considera tus retos actuales y piensa en lo que necesitas para hacer frente a los retos que tienes actualmente. Engloba todo esto en una lista y trata de ser lo más detallado posible

Una cosa que puede ayudarte es conseguir un buen grupo de apoyo. Es muy probable que lo que necesitas ya sea abordado en un grupo de cualquier tipo. Sea lo que sea que necesites, un grupo de apoyo puede darte la fortaleza y los consejos necesarios para lograr todo lo que te propones.

Amplía lo que entiendes como grupo de apoyo, sin importar el propósito. Únete a cualquier grupo que esté relacionado con lo que necesitas, y encuentra un mentor. De hecho, encontrar un buen mentor puede ser la parte más importante de tu sistema. Un mentor tiene la experiencia necesaria para ver los baches ocultos en el camino. Un gran mentor no sólo te ayudará con tus retos, sino que te ayudará a evitarlos en primer lugar.

Considera los sistemas de apoyo no personales. No son sólo las personas que tienes a tu alrededor son las que proporcionan apoyo. Tus herramientas de planificación y organización también apoyan tus esfuerzos. Tu despertador apoya tus esfuerzos para salir de la cama a tiempo. Tu suscripción al gimnasio apoya tus esfuerzos por ponerte en forma.

Piensa en todas las herramientas que puedas necesitar, que van desde una agenda hasta un curso de ruso si así lo quisieras. Una simple búsqueda en internet puede ayudarte a entender tus objetivos y unirte a distintas comunidades de las cuales puedes obtener cosas interesantes.

Acércate a los recursos que ya están en tu vida. La mayoría de las personas que conoces estarán encantadas de apoyarte en tus esfuerzos y de dedicar su tiempo a algo que merezca la pena. No hay razón para ser tímido. Sé asertivo y pide la ayuda que necesitas.

Cuanto más apoyo tengas, más fácil será la vida. Esto te ayudará a alcanzar objetivos mucho más grandes. Un examen minucioso de todos tus éxitos y fracasos en el pasado es lo que necesitas para entender qué es lo que te hace falta, y buscar a las personas que pueden ayudarte a

Ir al contenido