Aunque en el fondo, siempre desearemos caerle bien a cada persona que encontramos en nuestras vidas, debemos entender que esto no es posible. Al menos, no sin sacrificar o renunciar al código moral que nos caracteriza como seres humanos. Sin embargo, es importante entender que, aunque no podamos caerle bien a todo el mundo, si hay ciertas cosas que podemos hacer para disfrutar de ser popular y agradarle a los demás sin comprometer nuestra moral.

¿Cómo ganar popularidad sin sacrificios morales?

Una de las primeras cosas que puedes hacer para ser agradable y mantener tu moral intacta es decir siempre la verdad, sin olvidar la amabilidad. Las personas siempre aprecian cuando eres sincero, pero esto no significa que debas olvidar la manera en que te diriges a las personas, ya que en realidad es importante decir las cosas de una manera sutil y agradable. La forma en que haces llegar tu mensaje, sea cual sea, da mucho que decir de ti.

Si alguien ha hecho algo ofensivo o con lo que no te has sentido cómodo, puedes señalarlo de forma sutil. Evita hacer declaraciones en una multitud, esto es una puerta abierta para humillar a alguien y no quedará bien, además de que es algo un poco rudo. A veces, puede ayudar que expongas tu preocupación en forma de pregunta a la otra persona. Dales la oportunidad de entender lo que quieres revelarles. Te apreciarán aún más.

Otra cosa importante es desarrollar una base de conocimientos completa. Cuanto más sepas, más fácil te será encajar entre las multitudes. Si dispones de información objetiva sobre cualquier tema, te convertirás rápidamente en un punto de interés, y harás que las personas te vean como una persona a la que pueden acudir si tienen una duda sobre ese tema en particular.

Ahora, debes tener cuidado de no ser arrogante a la hora de hablar de algo que conoces. Parecer un sabelotodo puede resultar contraproducente, la gente puede sentirse intimidada por ti. Pero el ser polifacético puede ser de gran ayuda. Si adquieres este tipo de conocimientos adicionales por ti mismo, y no por impresionar a los demás, te será más fácil darle un enfoque más simpático

La ayuda y el reconocimiento son útiles

En general, a las personas les agrada cuando pueden recurrir a ti para que los ayudes, así que puede ser una buena idea ofrecerte como voluntario en cualquier ámbito. Sea en el ámbito personal como en el profesional, ofrecer tu ayuda deja una huella en la mente de los demás, te hace más simpático y ganarás popularidad.

Sin embargo, es bueno que evites ser demasiado insistente, como si quisieras llamar la atención. Anuncia sutilmente tus capacidades y tu disposición a ayudar. En ocasiones, prestar ayuda sin que te la pidan puede ser sorprendente. Sólo asegúrese de no importunar a los demás, ya que a veces puede considerarse ofensivo. En su lugar, puedes señalar que has reconocido que puedes ayudar con algo, y que estás dispuesto a hacerlo si es necesario.

También puedes recurrir a la opinión de los demás. A la gente le gusta sentirse valorada y apreciada. Hazle saber a las personas que te rodean que valoras su opinión. Pide ayuda de verdad cuando la necesites. Toma en cuenta las habilidades y acepta comentarios constructivos. Da las gracias y ayuda a que la gente se sienta útil. Pedir ayuda a alguien demuestra que reconoces sus puntos fuertes y es un buen comienzo para fomentar una relación positiva.

Si sigues estos consejos, verás que ganar popularidad no consiste en hacer lo que los demás quieren y seguir la corriente. De hecho, esa estrategia podría suponer un reto para tu código moral. En lugar de eso, si mejoras tu carácter personal, puedes esperar una mayor popularidad a cambio.

Lo importante no es caerle bien a la gente, es simplemente trabajar para potenciar tus cualidades positivas y ayudar a los demás a sentirse bien con ellos mismos. Brillarás entre la multitud.

Ir al contenido