Sabemos que tener el mejor embudo del mundo no es tarea sencilla. Realmente, esto puede ser frustrante, como dueño de negocio, no tener el flujo adecuado de clientes es dañino para tu empresa, esto lo sabemos. Aún si los visitantes llegan a tu página web, hay algo que los está deteniendo de compartir su información contigo, o seguir adelante en el proceso de compra. Entonces, veamos algunas cosas que pueden ayudarte a redirigir a tu público en la dirección correcta.

Asegúrate de que demuestras tu valor

Con esto no nos referimos a llenar 17 páginas de tu sitio web diciendo lo maravilloso que es tu producto y explicándole al cliente por qué lo necesita en su vida. Muchas personas incluso se toman la molestia de contratar redactores especializados para asegurarse de que el sitio web convence a los clientes.

Sin embargo, aún con todo esto, puede que no estés contestando las preguntas más cruciales que puede tener tu cliente al llegar a tu página web. ¿Le estás diciendo a tu cliente qué hace que pueda confiar en ti? ¿Le estás dando señales, directas o indirectas, de que tú negocio es creíble y valioso?

Cuando veas tu sitio web, y tu embudo de ventas, piensa en cada uno de los lugares en los que podrías añadir un estudio de caso o un testimonio de un cliente. Darle a tu página un toque de autenticidad, en la cual los clientes puedan sentirse seguros de que no los defraudarás, puede ser el empujón que falta para que hagan clic en el botón de comprar. Todo esto te ayudará a respaldar tu valor y darle a tu cliente la confianza que necesita para seguir adelante con la compra.

No dejes que los clientes caigan al vacío

Tener bastante tráfico en tu página web puede ser bueno, si, pero no te sirve de nada si tus verdaderos clientes potenciales se están perdiendo en algún segmento del embudo y ni siquiera tienes cómo identificarlos.

Dedica un tiempo prudente no solo a examinar tu sitio web en busca de fallas dentro del embudo, sino también en analizar las partes en las que los clientes se pierden, para asegurarte de que recolectas sus datos antes de que eso suceda.

Convencerlos de darte su información puede ser una estrategia verdaderamente útil, ya que puedes contactarlos de cualquier otra manera para asegurarte que vuelvan a caer dentro de tu embudo, ofreciéndoles algo que tenga valor para ellos a cambio.

Tal como los servicios de suscripciones a boletines o solicitudes de descarga de material que pueda ser útil, estas alternativas te permiten recolectar lo que necesitas a cambio de un pequeño esfuerzo que enganche al cliente y le convenza de darte sus datos. No es un juego sucio, ni trampa, es simplemente buscar la mejor manera de conseguir a tu cliente sin engañarlo en el proceso.

Mantente informado de los números

Es importante llevar un registro no solo de tu proceso de ventas, sino también de las distintas etapas que se atraviesan para llegar ahí. Generalmente, estos números se revisan semanalmente, pero no haría daño hacer una pequeña inspección rápida todos los días para detallar los cambios de mejor manera.

Además de estas revisiones, deberías planificar una revisión mensual de estos números para probar cuáles son las mejoras que podrías aplicar, ideando nuevas ideas para el siguiente mes.

Un último consejo que podríamos darte es que nunca te quedes estancado. No porque algo te funcione en un momento significa que te funcionará siempre, la mejor manera de moverte con el mercado es adaptarte constantemente a los cambios e ir probando cosas nuevas. Cuentas con la ayuda de tu equipo y tienen la capacidad de evaluar que es lo que sirve para implementar cosas nuevas cada cierto tiempo

 

Ir al contenido