Cuando eres dueño de un pequeño negocio, cometer errores de leads es frecuente. Puedes encontrar que el camino no es tan fácil como esperabas, y que vender puede ser un proceso lento y tedioso. Esta es la realidad, pero no podemos esperar que esta realidad cambie de la noche a la mañana. Es por ello que los leads y los embudos de venta se convierten en nuestras mejores opciones para conseguir nuevos clientes.

El proceso de generación de leads es complejo en su esencia, pero una vez que entiendes cómo funciona te das cuenta que los resultados que obtienes con él vale la pena. En general, mejorar tu generación de leads tiene un impacto verdaderamente positivo en las ventas de tu negocio. Sin embargo, hay algunos problemas básicos que pueden dejarte estancado, impidiendo que tu embudo alcance todo el potencial que podría alcanzar. Por eso, veremos algunos de los principales problemas o fallas que puedes encontrar en una generación de leads.

La falta de clientes es un gran problema y un grave error

De nada te sirve tener el mejor embudo del mundo, si no cuentas con clientes que pasen a través de él. Quizás lo que sucede es que el embudo de ventas esté mal diseñado, pero lo cierto es que, en muchos casos, el problema viene siendo, simplemente, que no cuentas con un flujo constante de clientes potenciales para convencer de que compren tu producto o servicio, lo cual es uno de los errores más comunes.

Si este es el caso, debes tomar en cuenta que una de las principales soluciones es trabajar en tus configuraciones de SEO, así como buscar la mejora de las distintas estrategias de marketing digital y publicidad que podrían atraer a tus clientes potenciales. Para ello, es importante hacer un estudio de mercado y tomar en cuenta las diferentes variables que puedan presentarse en el camino.

Organiza correctamente tus leads

Cuando no estás obteniendo la cantidad de clientes que esperas, es muy probable que pierdas el hilo y no lleves un registro consistente de los clientes potenciales. Así, muchas de las oportunidades de venta que podrías llegar a tener se están perdiendo en el vacío.

Es importante analizar con detalle el camino que siguen tus clientes potenciales y en qué parte del camino se pierden de vista. Por supuesto, para esto debes analizar tu embudo, si está bien diseñado, si la gente está llegando a él, y si es así, cómo llega a ti. Es importante conocer todos estos datos para llevar un registro certero y eficaz que te pueda ser útil para mejorar tu estrategia.

No puntuar a tus clientes potenciales es un error

Es posible que estés desperdiciando tus mejores esfuerzos de ventas en personas que no van a concretar la compra, y una manera de asegurarte de que esto no pase, es puntuando a tus clientes y teniendo una idea fija de cuál es tu cliente ideal.

Al clasificar rápidamente a tus clientes potenciales, puedes decidir a quienes dedicarás un mayor esfuerzo, lo cual te permite priorizar y concretar ventas que sabes que serán provechosas en el futuro, porque el cliente es el ideal para ti, así como tú eres el negocio ideal para él.

No clasificar y puntuar a tus clientes potenciales puede costarte mucho dinero, ya que inviertes en básicamente cualquier cosa que llegue a tu embudo, sin tomar en cuenta las diferentes personalidades y características de tu verdadero cliente ideal, ese al que quieres llegar y que quieres que se convierta en un cliente fiel y recurrente.

Debes hacer seguimiento a tus esfuerzos, no cometas errores

Si no cuentas con datos específicos y concretos de lo que estás haciendo, para verificar qué es lo que está funcionando y lo que puedes mejorar, probablemente te quedarás estancado en una percepción errónea de lo que estás haciendo para conseguir clientes, lo cual probablemente derive en, por supuesto, una sequía de ventas.

No puedes confiar plenamente en la intuición o en las anécdotas de tu equipo, necesitas contar con números, estadísticas detalladas y comparativas que puedas revisar cuando estés modificando tu estrategia.

Puedes incluso estar perdiendo no solo clientes, sino también dinero, al enfocar tus esfuerzos en una estrategia que no estás seguro de que funcione. El mundo de las ventas no puede ser llevado a la ligera, es preciso contar con cada detalle revisado y analizado, con el fin de maximizar la ganancia y la efectividad de tus proyectos.

No delegar es otro de los errores fatales

Sabemos que en ocasiones sientes que si quieres que las cosas salgan bien, tienes que hacerlas tu mismo. Sin embargo, tener demasiadas cosas en mano puede hacer que se te escape alguna. Es por ello que es importante que aprendas a delegar estas responsabilidades a miembros de tu equipo que se encuentren capacitados para afrontar el desafío.

Al final, si cuentas con ellos en tu equipo, es porque son hábiles y capaces. Mientras todos en tu equipo estén alineados con los mismos ideales y estén completamente seguros y confiados en el modelo que han establecido, corregir cualquiera de los errores que hemos mencionado será mucho más fácil de lo que podrías esperar.

 

Ir al contenido