En el mundo digital, la letra X viene a tener una significación que ha entrado con fuerza en el léxico empresarial, y aunque podrías pensar que la UX es simplemente una palabra de moda para vender (o para confundirte), lo cierto es que estas dos letras responden a un factor importante dentro de los negocios, y que deberías empezar a tomar en cuenta lo más pronto posible.

Muchos expertos consideran que el diseño UX es un puente entre la tecnología y el usuario final, y es que, esencialmente el diseño UX implica tomar en cuenta la experiencia de los clientes a través del proceso de diseño de una página web o aplicación, para hacerlo más amigable y atractivo para el usuario.

Cuando cuentas con un diseño UX eficaz, te aseguras de que tu sitio web o aplicación sea fácil de utilizar, contenga toda la información que el usuario necesita, se vea estupendamente y, por supuesto, fomente las conversiones, que es al final el punto que nos interesa. Lo mejor de todo esto, es que será de manera rápida, podrás ver los resultados sin mucha espera una vez que adaptes tu sitio a criterios UX.

¿Por qué es importante el diseño pensado en los usuarios?

En general, existe una regla a la que todos los sitios web y aplicaciones están sujetas, y es llamada “la regla de los 15 segundos”. Esta regla hace referencia al tiempo medio que un usuario dedica a decidir si la empresa podrá cubrir sus necesidades. 15 segundos suena a muy poco tiempo, y es por ello que deberías invertir parte de tus esfuerzos en pasar esta primera prueba de fuego. Para ello, se busca un diseño armonioso que haga que los usuarios se interesen por tu página, en lugar de salir huyendo.

Si no cuentas con un diseño atractivo, estás perdiendo una potencial conversión, que podría haber sido un cliente fiel a largo plazo. De hecho, y por si esto no fuera suficiente, la alta tasa de rebote afectará la clasificación que tiene tu página en Google, lo cual hará que aparezcas menos entre los primeros resultados de búsqueda. Esto hará más difícil ganar la atención de otros clientes en el futuro y hace que su estrategia de SEO cuidadosamente construida sea insignificante.

Para una pequeña empresa, cada cliente cuenta. Por eso el diseño UX es fundamental. Debes asegurarte de que tu sitio web o aplicación satisface las necesidades de tus usuarios. Por extensión, esto significa que tienes que entender y aceptar la importancia del diseño UX.

¿Qué se considera un buen diseño UX?

La belleza está en el ojo del que mira, por lo que podrías llegar a pensar que no existe un diseño UX bueno o malo. Sin embargo, hay errores y trampas que hay que evitar, y un estándar de oro al que hay que aspirar.

Una de las primeras cosas que debes tomar en cuenta es que la paciencia no es una virtud con la que los usuarios en línea cuenten particularmente, por lo cual debes asegurarte de que todo lo que los clientes necesitan para hacer una compra o saber más de ti, y de que puedan conseguirlo rápidamente. De lo contrario, los clientes se aburrirán y se irán. Toda la información que aparece en tu página debe ser relevante y útil para tus usuarios.

También deberías preocuparte por el diseño y la paleta de colores que utilizas. Es importante que se vea armoniosa y que se adapte a las tendencias y gustos contemporáneos, así como que cumpla con el mensaje detrás de la psicología del color para tu marca. Los logos e iconos deben ser sencillos pero atractivos, sin caer en los extremos. Es tan mala una página recargada como una página tan minimalista que parece incompleta.

Haz que tus llamados a la acción sean claros, inspiradores y bien ubicados, sin caer en la desesperación, ya que esto ocasiona desconfianza. Las imágenes deben ser de alta resolución y relevantes para los propósitos de la página, sin bloquear o distraer del contenido presencial.

Otro de los aspectos importantes es que la navegación debe ser fácil desde cualquier dispositivo, sea desde un ordenador o un teléfono móvil, y de carga rápida (ya hemos hablado de la paciencia de los usuarios en línea). Con seguir estos consejos, es más que seguro que tu página web tendrá una mejor recepción por los usuarios, lo que se traducirá en más conversiones y ventas. Claro que, si no puedes hacerlo tú mismo, deberías considerar la posibilidad de contratar a un especialista que se encargue de estos detalles.

Ir al contenido