Emprender desde cero cualquier negocio, puedes provocar muchas dudas y quizás el camino parezca un poco confuso. Sin embargo, el camino del emprendimiento es uno que ya ha sido recorrido por miles de personas, y algunas de ellas han dejado algunos consejos bastante útiles que puedes tener en cuenta a la hora de comenzar con tu nuevo negocio.

Al emprender desde cero hazlo con entusiasmo y toma previsiones

En un principio, no necesitas amar con todas tus fuerzas el proyecto al que quieres dedicarte. Sin embargo, siempre es bueno estar emocionado y tener buenas expectativas al respecto. Al fin y al cabo, es un proyecto al que dedicarás mucho tiempo y energía, por lo cual es importante que disfrutes lo que haces, sea lo que sea que vayas a hacer.

Además, un error muy común que suelen es renunciar a sus trabajos para dedicarse de lleno a esto. Esto se convierte en un gran error cuando se dan cuenta de que los beneficios de un nuevo negocio no llegan de inmediato, y no contar con un sustento fijo para mantenerte vivo mientras alcanzas el éxito puede ser muy difícil. Por eso, es importante tener un empleo o una manera de generar ingresos mientras pones en marcha tus planes.

Por supuesto, es de tontos pensar que puedes lograr una gran maquinaria exitosa tú solo. Necesitas un sistema de apoyo mientras inicias un negocio (y después). Un familiar o un amigo con el que puedas intercambiar ideas y que escuche con simpatía la última crisis de la puesta en marcha de un negocio tiene un valor incalculable. Mejor aún, puede resultar increíblemente útil contar con un mentor o alguien experimentado en tu área que te aconseje sobre los siguientes pasos a seguir.

No esperes que las cosas caigan del cielo

Muchas personas creen que los clientes simplemente aparecen y se enamoran de su marca. Y nada más alejado de la realidad que esto. Es importante que te preocupes por crear una red de contactos, hacer una buena estrategia de marketing, y mantenerte a la vista de la gente. Adopta una mentalidad de cazador y haz todo lo posible por lograr ventas y visitas. Lo bueno no llega fácil, tienes que correr tras ello.

Otra de las cosas que deberías hacer antes de empezar es un plan de negocios auténtico y adaptable que pueda ayudarte a evaluar las distintas necesidades y posibilidades del negocio que quieres crear, y evitar que pierdas tu tiempo enfrascándote en algo que al final no funcionará. Este punto viene acompañado de la necesidad de investigar. Conviértete en un experto en el nicho en el que quieres incursionar, si es que no lo eres aún. Puedes probar uniéndote a distintas asociaciones profesionales relativas con tu sector antes de poner en marcha el negocio

Por otro lado, puede ser de gran ayuda contactar a un experto que te ayude a manejar las finanzas, la contabilidad y las inversiones. No tengas miedo a pagar un poco de dinero por algo bien hecho. Lo mismo sucede con los temas legales, contratar a un abogado especialista puede ahorrarte muchos dolores de cabeza. Recuerda que lo barato sale caro, así que no tengas miedo de recurrir a la gente que realmente sabe lo que está haciendo.

Un último consejo es el de mantener siempre tu imagen profesional. Hazle saber al mundo que tienes un negocio serio y respetable, con todos los accesorios incluidos. Tarjetas de visita, teléfono y correos comerciales, son pequeños detalles que, aunque parecen nimios, pueden ayudarte a tener una mejor presentación ante el mundo. Siempre sé profesional y cortés, mantén todo en orden, busca las oportunidades y nunca esperes el éxito de la noche a la mañana, tarde o temprano verás los resultados de tu esfuerzo.

 

Ir al contenido