Es posible que tengas el mejor producto del mundo en tus manos, pero si no tienes clientes, estás haciendo un gasto de energía que bien podría estar redireccionado en cosas más útiles. Al final, si no tienes a quién venderle tus productos, estás perdiendo el tiempo. Es por eso que es importante el marketing, y es necesario conseguir maneras de enganchar a los clientes para que no pasen de largo cuando ven tus publicaciones en redes sociales o cuando se enteran de ti: simplemente no les interesa.

Cuando cuentas con una buena estrategia de ventas, captas a tu público, logras que te compre y, ¿luego qué? Tienes que ser capaz de enganchar a tus clientes para que vuelvan a ti una y otra vez, a pesar de que tu producto no sea algo de extrema necesidad, que sientan interés por lo que haces y sientan que necesitan volver a obtenerlo. Esto es enganchar al cliente y mantenerte en la mira de tu público.

Aprende a llamar la atención del público

En primer lugar, debes siempre tomar en cuenta el contenido orgánico que ofreces, ya que es éste el que se encuentra permanentemente en tu blog y en tus redes sociales. Sin embargo, esto no es el único factor importante a la hora de generar engagement y llamar la atención de tus clientes.

Una de las primeras cosas que tienes que hacer si quieres llamar la atención de tus clientes es, por supuesto, conocerlos. Puede parecer algo lógico, pero lo cierto es que muchos negocios se olvidan de esto. Pasan a simplemente ocuparse de vender como máquinas, mostrar todas las bondades del producto, sin siquiera detenerse a pensar en las necesidades de su público.

Para conocer a tu cliente, la clave es la segmentación de la audiencia, que te permite llegar a tu público objetivo y conocer sus intereses de manera rápida y sencilla. Sin embargo, también puedes recurrir a pequeñas encuestas, al estudio de tendencias, e incluso a la interacción en redes sociales, para saber qué es lo que les gusta, y hacerte una idea de cómo satisfacer sus necesidades. Mientras haces esto, es importante recordar que la atención al cliente es sumamente importante.

Recuerda que los clientes compran con los ojos

Una vez que una persona llega a tu página web, tienes apenas unos cuantos segundos para llamar su atención. Si el visitante de tu web no consigue, en los primeros segundos, algo que llame su atención, sencillamente cerrará la pestaña e irá a hacer otra cosa. Esto es precisamente lo que debes evitar.

Asegúrate de que tu página web sea interactiva, interesante y llamativa. Presta atención a todo el esquema visual de la página, desde los títulos y la manera en que presentas la información, hasta la parte estética de la página, con las tipografías y los videos que utilizas.

Recuerda que llamativo no significa colocar 70 colores distintos y mil imágenes distintas. Hacer una página llamativa y atractiva consiste en estructurarla de manera tal que tu cliente pueda entender todo lo que allí aparece sin necesidad de pensarlo mucho, siendo que la página es visualmente estética y sencilla.

Simplemente con organizar tu página de inicio, optimizar tu landing page, añadir incluso una sección de preguntas frecuentes y chatbots que faciliten la experiencia del usuario, así como el mantener una misma paleta de colores, pueden ser grandes mejoras en tu página web que llamarán la atención de tu cliente.

No descuides las redes sociales

Tu feed de redes sociales representa lo que haces y la manera en que te diriges al público. Cada vez más, los clientes se inclinan hacia las empresas que les ofrezcan contenido de valor, más que solo venta de productos. Asegúrate de incluír en tus redes sociales posts que les sirvan a tus clientes: tutoriales, consejos, videos, que hagan que sigan interactuando y los mantengan interesados.

Es importante que planifiques la manera en que se verá tu feed y te encargues de generar un plan de acción basado en cada red social. Al hacer esto generas una interacción y organizas un feed que, a la vista del cliente, será atractivo y llamará su atención. Muchas personas usan los feeds coordinados, y hay maneras de configurarlos de la mejor manera posible, de acuerdo con tus gustos y el uso que le des a tu cuenta.

Además de todo esto, recuerda que es importante mantener el contacto con tus clientes: haz seguimiento por correo, redes sociales o incluso por WhatsApp, pero hazle saber que estás interesado en ofrecerle el mejor de los servicios y asegurarte de recibir su feedback. No te olvides del email marketing, las promociones y los descuentos por fidelidad, así como la posibilidad de tener algunos privilegios por ser clientes frecuentes. Dale a tus clientes la oportunidad de sentirse importantes y apreciados por ti, y seguro se convertirán en clientes fieles a tu marca.

Ir al contenido