A pesar de que muchas personas lo subestiman, el marketing a través de correos electrónicos puede ser muy útil, y lo mejor es que pueden utilizarse distintas formas, tamaños y estilos. Algunas campañas de correo electrónico incluyen mensajes promocionales repletos de gifs, vídeos y descuentos que captan la atención de sus clientes.

Por otro lado, se pueden encontrar los correos electrónicos que causan tranquilidad a los clientes, haciéndoles saber que los productos están en camino luego de una compra, o que una venta se ha confirmado. Sin embargo, muchas empresas se equivocan pensando que todos los correos electrónicos son iguales y funcionan de la misma manera.

Es importante asegurarte de utilizar los mensajes correctos, en los momentos correctos. De esa manera podrás llegar adecuadamente a tus clientes y ajustarte a sus necesidades. Las estrategias serán distintas dependiendo de lo que necesites hacer. Mientras que algunas estrategias requieren campañas que duren semanas, meses o incluso años, habrá algunas en las que requieras de una sola interacción, lo cual se conoce como un email blast.

¿Cuál es la diferencia entre las campañas completas y las blast?

En principio, las campañas completas de correo se identifican por una campaña de correo electrónico que cuenta con envíos masivos puntuales y que se extienden por un tiempo determinado. Por otro lado, las campañas blast, también conocidas como “ráfagas”, son campañas realmente cortas. Estas deben ser realmente impactantes como para no necesitar de mayor interacción.

Cuando envías un correo electrónico único, no se requiere de hacer seguimiento a este mensaje. Un ejemplo de esto es cuando envías un correo electrónico a tu público objetivo para informarle que está invitado a un evento que celebrarás próximamente. No necesitas hacer un seguimiento a estos mensajes, y no necesitas que tu público te conteste, solamente hacerle saber del evento.

Por otro lado, cuando usas campañas de correo electrónico “por goteo”, te encargas de alimentar, poco a poco, a tu audiencia, con mensajes que cuentan con un propósito específico. Estas campañas se realizan para fidelizar a los clientes, animar a los prospectos de clientes, o proporcionarles un contenido de valor. Todo con el fin de que decidan comprar tus productos o servicios.

Las campañas de correo electrónico pueden tener varios desencadenantes asociados para determinar lo que alguien debe hacer antes de que el mensaje llegue a su bandeja de entrada. Por ejemplo, puedes tener una campaña que se inicie cuando alguien haga una compra o gestione una reserva.

¿Cuándo usar las ráfagas de correo electrónico?

A menudo, las empresas tienen dificultades para saber dónde termina un email blast y dónde empieza una campaña de goteo. Es por ello que es importante delimitar lo que transforma una serie de correos electrónicos puntuales en una campaña.

Si bien es posible que envíes otro mensaje de correo electrónico a tu cliente que parezca similar a la primera ráfaga que has enviado, una ráfaga de correo electrónico es algo que se envía sin ninguna intención de seguimiento.

Es común que las empresas utilicen las ráfagas de correo electrónico cuando anuncian ventas flash, por ejemplo. Si estás enviando a tus suscriptores un mensaje exclusivo sobre una nueva oferta, o estás anunciando la llegada de un nuevo producto, tal vez todo lo que necesita es un solo correo electrónico.

Campañas de marketing por correo electrónico

Con un mensaje de correo electrónico único, no se construye una relación con el cliente ni se mantiene una conversación a lo largo del tiempo. Estos mensajes puntuales son como anuncios. Son una oportunidad para conectar con su cliente y compartir información rápidamente.

Hay algunas circunstancias raras en las que un email blast puede tener sentido. Si sólo estás informando a tu audiencia sobre una venta puntual, probablemente no necesites una campaña entera para ello.

También puedes enviar correos electrónicos individuales a sus clientes para agradecerles una compra. Sin embargo, suele ser mucho más eficaz hacer un seguimiento con una estrategia completa de correo electrónico posventa.

Generalmente, el email blast sirven para anunciar algo que no tiene conexión con otras ofertas. Es decir es como una venta exclusiva de última hora. Puede ser un mensaje de tu equipo con respecto a un desastre o una crisis repentina. También un mensaje de noticias recientes o cualquier cosa que no esté directamente relacionada con otra que planees comunicar posteriormente.

¿Cuándo usar campañas de correo electrónico por goteo?

Mientras que un email blast puntual es una oportunidad para anunciar algo a tus clientes, una campaña de email es más bien una conversación íntima. Las campañas de correo electrónico más exitosas ayudan a construir una conexión con tus clientes a lo largo del tiempo, a través de mensajes desencadenados por eventos específicos.

Por ejemplo, los correos electrónicos de bienvenida son un ejemplo común de las campañas de correo electrónico por goteo. Con esta estrategia, las empresas empiezan dando la bienvenida al cliente a su servicio y agradeciéndole que se haya inscrito.

El correo electrónico inicial suele recordar al cliente la razón por la que se inscribió en primer lugar, y lo que puede esperar de la relación en el futuro. Este tipo de correos sirven para darle a entender al cliente que estás buscando una relación duradera.

También existen las campañas de goteo para promocionar una colección, un lanzamiento, un libro o cualquier cosa que puedas encadenar y ofrecer junto a otras para llamar la atención del cliente. Al final, es importante que las campañas de goteo ofrezcan al cliente algo que les interese, y por eso se usan varios correos que mantengan la expectativa al respecto.

Sea como sea, es importante conocer la diferencia entre ambas estrategias para entender cuál es la mejor alternativa para lo que deseas dar a conocer. Siempre que logres tu cometido y comuniques el mensaje sin ser invasivo (lo cual ocasionaría un aterrizaje directo en la bandeja de spam) estarás contando con una campaña exitosa y seguro se traducirá en clientes fieles.

Ir al contenido