¿Conoces las diferencias entre coach y mentor? Cuando nos encontramos en el mundo de los negocios, es necesario que contemos con una mano derecha para saber que estamos haciendo lo correcto. Al fin y al cabo, siempre hemos tenido maestros que nos enseñan en el colegio, así que, ¿por qué no podríamos contar con profesionales que nos ayuden en nuestro sector de trabajo?

Es para esto para lo que están ahí los coaches y los mentores, para ayudarnos. Sin embargo, aunque puedas pensar lo contrario, los mentores y los coaches no son el mismo tipo de profesional. Conocer las diferencias entre ambos te ayudará a decidir si necesitas recurrir a un mentor, o si te sirve más la ayuda de un coach.

Los coaches: los mejores entrenadores

Podríamos pensar en los coaches como el entrenador de un equipo de fútbol. Estos son los profesionales que se encargan de ayudarte a aprender o adquirir ciertas habilidades en particular. Un coach te proporciona los conocimientos necesarios para lograrlo. Un coach te enseña a ser tu propio líder, a conocerte a ti mismo y a conectarte con el entorno que te rodea.

En general, las sesiones de coaching se enfocan en tareas puntuales, y te enseñan técnicas y métodos precisos para llegar desde un punto inicial hasta un punto final que deseas, y trabaja en función de que tú mismo encuentres las soluciones a tus problemas.

Es por ello que un coach no te ayuda desde sus propias experiencias personales, sino que te ayuda basándose en la idea de que debes ser capaz de tomar tus propias decisiones. Es decir, de acuerdo con la problemática que le plantees al coach te impulsa a tomar una decisión.

Los mentores: un enfoque distinto para tus problemas

A diferencia de los coaches, los mentores se encargan de establecer una relación de confianza contigo para ayudarte. Un buen mentor te acompañará durante todo el proceso de resolución de un problema y usará su experiencia a tu favor. En base a sus conocimientos te podrá educar, guiar y aconsejar para conseguir el éxito.

En general, el mentoring se basa en las experiencias y funciona como un acompañamiento detallado de todo el proceso de resolución de un problema, educándote para próximas dificultades y aconsejándote para que logres sobreponerte a ellas. Al establecer una relación de confianza, creas un vínculo en el cual te sientes seguro de exponer las cosas que más te aquejan para encontrarles una solución.

Diferencias importantes entre coach y mentor

Los coaches se encargan de establecer una relación de igualdad profesional, que generalmente dura poco tiempo, ya que se establece para solucionar un problema en particular. Además, permiten que el alumno encuentre las soluciones, dado que no aportan su punto de vista sobre el asunto, sino que los guían para que lleguen a ella. Esto lo convierte en un impulsor de nuevas habilidades, que no sigue un procedimiento estricto, sino que se adapta a cada alumno.

Por otro lado, el mentor se encarga de establecer un vínculo de confianza y fomentar los conocimientos y experiencias para motivar al alumno. Se convierte en un gran consejero que realiza un seguimiento preciso y constante para coordinar y evaluar constantemente el progreso que se esté realizando en el equipo. De esta manera, el mentor es una mano amiga que siempre está a tu lado acompañándote y dándote las herramientas que necesitas para afrontar ciertas dificultades.

¿Cómo saber cuál es el adecuado para mí?

Ahora que ya tienes claras las diferencias entre un coach y un mentor, puedes hacerte una idea más certera de cuál sería de mayor utilidad para ti. En general, es más adecuado recurrir a un coach cuando, como individuo, necesitas resolver una situación particular, desarrollar ciertas habilidades o mejorar tu rendimiento; o cuando tu equipo necesita aprender a crear estrategias para resolver problemas puntuales y mejorar el ambiente de trabajo.

Los coach te proporcionan el impulso para tomar la decisión correcta, independientemente de su experiencia, ya que potencian tus propios conocimientos y capacidades. Es por ello que el coaching es mucho más útil en situaciones en las que solo necesitas una pequeña guía objetiva para situaciones particulares.

En cambio, los mentores son guías que te acompañan y te especifican qué es lo que deberías mejorar para cumplir con tus objetivos. Son ideales cuando no estás muy consciente de tus capacidades o no sabes por dónde empezar para llegar a tu objetivo. Permite facilitar la integración entre el equipo y potencia el desarrollo personal desde un enfoque general y basado en experiencias personales, por lo que el mentor suele ser alguien mucho más experimentado en el área que manejas.

Sin duda alguna, tanto los mentores como los coaches son profesionales altamente capacitados y dedicados a la tarea de ayudarte, por lo cual deberás evaluar tu situación personal para decidir cuál de los dos te puede proporcionar el mayor beneficio.

Ir al contenido