Muchas empresas aprovechan el marketing de contenidos para llegar a más personas, sobre todo en esta era digital en la cual si no le ofreces a tus clientes un contenido de valor terminarán por aburrirse de ti. Tanto las empresas grandes como las pequeñas empresas pueden aprovechar esta técnica y hacer crecer sus negocios de manera increíble, sin importar si trabajan en el área de B2B o de B2C.

Es natural que la mayor prioridad de los negocios sea ofrecer a sus clientes, o potenciales clientes, un servicio y un contenido de calidad que puedan aprovechar. Sin embargo, esto no significa que absolutamente todos los negocios tendrán las mismas estrategias de marketing de contenidos, o que darán los mismos resultados.

Los detalles del marketing de contenido son lo que cuenta

Cuando haces marketing de contenido debes enfocarte en crear contenidos atractivos que sean eficaces para el tipo de público al que te estás dirigiendo. No todos los públicos son iguales, así que el contenido debe estar adaptado a tu público sin dejar de ser atractivo. El 60% de los negocios B2B que usan marketing de contenidos buscan mantener este equilibrio y medir constantemente la eficacia de sus métodos. Al fin y al cabo, no sería un buen marketing si no estudiara al mercado y el efecto que tiene sobre el público.

Año tras año, las empresas empiezan a sumarse a las distintas estrategias de marketing de contenidos, y dejan un desastre cibernético. Estas “estrategias erradas”, generan miles de publicaciones de mala calidad que al final no les funciona. Además sobrecargan la red de 400 publicaciones y entradas de blog que dicen exactamente lo mismo.

Es por eso que debes hacer algo que te distinga de las otras 400 publicaciones que hay en el internet. Debes hacer que los consumidores te prefieran a ti. Después de todo, los esfuerzos de otras empresas pueden no estar siendo suficientes para llamar la atención de los clientes, pero los tuyos pueden serlo.

¿Cómo lograr que mi marketing de contenidos tenga éxito?

No debes dejarte guiar por estándares excesivamente altos. Por ello debes tomar en cuenta que la publicidad de pago está demasiado sobrevalorada. Por su parte, técnicas como la optimización SEO, e incluso el manejo de redes sociales, se encuentran muy infravalorados y casi nunca se toman en cuenta. Sin embargo, estas “otras técnicas” pueden hacer mucho más de lo que crees por tu negocio.

En realidad, son estas tácticas las que deberías tomar como verdaderas prioridades a la hora de crear tu propia estrategia de marketing de contenidos. El SEO, la creación de blogs y la difusión de tus contenidos en redes sociales son lo que realmente puede ayudarte a salir a flote, aunque es innegable que nunca viene mal un empujón dado por las publicidades de pago.

Claro, como hemos dicho, el mundo del marketing es cada vez más competitivo, y basta con mirar la cantidad de resultados que aparecen a la hora de hacer una búsqueda web de absolutamente cualquier cosa. Ahora, si nos vamos a la realidad, es extremadamente raro pasar a la siguiente página de la búsqueda. Esto hace tan importante la optimización SEO: necesitas ser uno de esos primeros 10 resultados que aparecen en el buscador, si no es así, probablemente nunca seas leído. Suena cruel, pero es la realidad a la que nos enfrentamos hoy en día en el mundo del marketing.

La optimización SEO por si sola no es suficiente

Optimizar las páginas web para que aparezcan entre los primeros resultados no es tarea sencilla, y es recomendable encomendar la tarea a profesionales que sepan exactamente las palabras clave necesarias para lograrlo. Lograr hacer un mapeo adecuado de los resultados que estás obteniendo también es importante.

Este mapeo consiste en entender a tu audiencia de una manera tan precisa que puedas rastrear con detalle cada una de las etapas que atraviesa antes de concretar la compra de un producto, y crear contenido adaptado específicamente a cada una de ellas.

Cuando mapeas adecuadamente el contenido, logras crear un marketing de contenido que se adapte a las necesidades de tus clientes y los haga pasar de ser potenciales clientes a ser fieles seguidores y compradores habituales. Es importante pensar como el cliente lo haría, ponerte en su lugar y hacerte la pregunta de “¿cómo me gustaría que me plantearan la información si la estuviera buscando?”. Este tipo de cosas te ayudarán a entender cómo dirigirte a tu público, y esto, aunado a las distintas estrategias de marketing de contenidos aplicadas a tu negocio, pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Ir al contenido