Para aplicar el neuromarketing para negocio, es fundamental que entiendas que el cerebro es, realmente, el equivalente al disco duro de una computadora. Es el órgano que se encarga de manejar toda la información que poseemos. También de tomar las decisiones importantes, y no tan importantes, que rodean nuestra vida. Por ello, un marketing orientado a seducir y agradar a este pequeño disco duro seguramente será más efectivo que uno que no. En este sentido, hablaremos del Neuromarketing y de cómo puede ayudar a tu negocio.

En principio, el Neuromarketing es muy diferente de lo que entendemos realmente como publicidad. La publicidad convencional establece que el consumidor es un ser completamente racional. Y para realizar publicidad se trabaja con las las ventajas y desventajas de cada estrategia. También se considera el costo de oportunidad y otros factores que afectan las decisiones de compra, pero el neuromarketing es otra cosa.

¿Qué es el Neuromarketing?

El Neuromarketing entiende al consumidor como alguien que está guiado por sus impulsos. Además, estos impulsos, van de la mano con la percepción sensorial, las emociones, e incluso elementos subconscientes. Es por ello que, para analizar este tipo de variables se recurre a diversos procedimientos. Entre ellos, electroencefalogramas, magneto-encefalogramas y resonancias magnéticas funcionales.

A través de procedimientos, no invasivos, los investigadores de mercado obtienen una idea clara y precisa de la manera en que el cerebro de las personas reacciona a los distintos estímulos. Diversos estudios demuestran, que al exponer a los individuos a distintos banners, anuncios y comerciales, se logran diferentes reacciones. Los resultados son asombrosos. Se aprecia la activación de distintas partes del cerebro, asociadas a procesos como la memoria, por ejemplo. Asimismo se evalúan las emociones, la respuesta a los distintos colores y formas del anuncio, e incluso el flujo de sangre.

Como surgió el neuromarketing

El Neuromarketing surgió a mediados de los años 90 y desde entonces no ha dejado de evolucionar, en conjunto con la neurociencia. Debido a que se basa en el conocimiento de la forma en que los consumidores reaccionan a los distintos estímulos, desde una perspectiva biológica y ambiental, permite dar una idea más clara del tipo de contenidos que generan mejor reacción, el lenguaje que se utiliza en ellos, e incluso los colores que presentan.

Según el escritor y divulgador científico Eduardo Punset, las personas reciben un nuevo anuncio cada 15 segundos y, sorprendentemente, 9 de cada 10 de esos anuncios fracasa en quedar retenido en el cerebro de las personas. Es por ello que el Neuromarketing cada vez es más utilizado para entender como lograr ser ese único anuncio que queda retenido en el cerebro y lograr una comunicación efectiva, que genere acciones reales por parte del consumidor.

¿Cómo aprovechar el neuromarketing en tu negocio?

En la actualidad, resulta imperativo contar con una publicidad llamativa y que se quede en el cerebro de los consumidores. Afortunadamente, el Neuromarketing sabe esto y se convierte en una de las mejores herramientas de los negocios para lograr colarse en el pensamiento del consumidor.

Una de las mejores técnicas que, según el Neuromarketing, puedes aprovechar, es el uso de reseñas y opiniones de consumidores para resaltar las bondades de tu negocio. Según algunos estudios, incluir evaluaciones de tu producto por parte de consumidores reales en tu publicidad, aumenta hasta en un 20% las ventas.

Ahora, debemos tomar en cuenta que, dependiendo del tipo de empresa que tengas, y del tipo de productos que ofrezcas, debes seleccionar los datos verídicos correctos que hagan que tu cliente se incline a pensar que la decisión de compra es correcta. Por ejemplo, si vendes refrescos, a tu cliente objetivo no le interesa saber que la empresa fue fundada en 1987, pero sí le interesa saber las variedades de productos y sabores de refrescos que ofreces.

Si has escuchado que “una imagen vale más que mil palabras”, entenderás que este dicho no tiene nada de falso. En realidad, el ojo siempre buscará la zona concreta de la pantalla en la que aparezca una imagen, ya que éstas las procesa con mayor facilidad que los textos. Es por eso que debemos centrarnos en ofrecer imágenes atractivas y que representen a tu marca.

Como aplicar el neuromarketing en tu negocio

Una de las cosas más importantes dentro del marketing es evocar sentimientos en el cliente, y esta es una de las mejores maneras de llegar a su cerebro. Para lograrlo usa de lenguajes naturales, cercanos, atentos y animados, que harán que tu cliente sienta que está hablando con una persona real. Es importante que, en vez de destacar las bondades de tus productos, destaques todo lo que puede hacer tu cliente con él, o todos los beneficios que obtendrá de él.

Muchas empresas recurren a los sentimientos de urgencia que genera el decir que un producto está disponible por tiempo limitado, o que es una oferta exclusiva. Esta es una excelente opción, ya que alimentas la necesidad de compra del cliente.

También es importante la manera en que expresas el precio de tu producto. Ya sabemos que es importante dar el precio de tus productos en la publicidad, sin embargo, lo cierto es que, expresado de distintas maneras, puede pasar de ser un estímulo doloroso –que evoca el gastar, perder dinero, no es algo agradable, en general- en algo atractivo.

En lugar de decir “cuesta 100$”, puedes decir “Llévatelo por tan solo 100$”, creando así una sensación de que está obteniendo el producto a un costo mucho menor del que realmente podría ser, y estimulando la urgencia de la necesidad de compra.

Los detalles son importantes

Un último consejo que puede ayudarte en tu estrategia de marketing es enfocarte en pocos detalles. Llenar al usuario de un montón de información que, al final, no influirá en su decisión de compra, puede confundirlo y hacerlo incapaz de decidirse. Es por ello que deberías centrarte en unas pocas características que consideres que son las más atractivas y útiles para un cliente. Limitando un poco las explicaciones, lograrás no abrumar al cliente.

Al final de todo, satisfacer al cliente es el objetivo final de cualquier empresa, y aprovechar pequeños detalles del Neuromarketing puede ser la estocada final que necesitas para lograr convencer a tu cliente de que tu producto es perfecto para él, y para que se convierta en un cliente fiel con un gusto genuino por tu marca y lo que tienes para ofrecer.

Ir al contenido