En muchas ocasiones, tendemos a subestimar la capacidad y humanidad de los negocios B2B. Esto nos lleva a darle demasiadas vueltas a algo que es tan sencillo como el B2B. Durante mucho tiempo, fue muy común pensar en el B2B como algo aburrido, un proceso realizado por una pequeña máquina robótica e inexpresiva. Sin embargo, no hay nada más alejado de la realidad.

Hoy en día, es muy importante reconocer la habilidad humana de las empresas y, así, humanizar el contenido de los negocios B2B. Podrías pensar que hacer esto es parecido a aplicar un pequeño filtro a lo que decimos, tal como si fuera una máquina que convierte todo tu contenido en algo completamente humanizado con solo un botón. Sin embargo, estás tratando con personas reales que merecen más atención de la que un contenido robótico y mecánico puede ofrecerles.

Esta parte de la industria es una de las más importantes. Puede que las marcas de los negocios B2B se manejen a grande escala con millones de dólares, pero eso no significa que debamos ofrecerles un contenido que no tome en cuenta la representación de la marca como seres humanos que piensan, sienten y tienen ideas propias. Se trata de aprender, realmente, cómo lidiar con el entorno de los negocios B2B.

Ya sabemos que no podemos crear toneladas de contenido para luego preocuparnos por humanizarlo, como si de algo secundario se tratara. Es importante entender que somos humanos que hacen contenido de humanos, por humanos y para humanos; y no meramente un negocio, una gran máquina, contra otra.

Por suerte, existen algunas maneras o consejos que puedes seguir para que tu contenido deje de ser algo esquematizado y serio, y darle ese toque personal y vivo que todos queremos leer, sin importar la industria en la que nos encontremos.

Deja la impersonalidad de lado y humaniza tu negocio B2B

Es muy común que sintamos que no podemos darnos el lujo de sonar casuales, dado que nos encontramos en un ambiente formal. Pero es esta, justamente, la razón por la cual deberíamos romper el molde y dejar esa barrera impersonal y antinatural de lado.

La jerga corporativa, aunque puede ser bastante práctica, puede ser bastante monótona y seca, lo cual hará sentir a las personas que están tratando con un mensaje automático. Trata de incluirte en lo que dices: “Nosotros te ofrecemos el producto perfecto” suena mucho más humano que “encuentre un producto adaptado a sus necesidades”. A pesar de que ambos mensajes dicen lo mismo, la emoción y la entonación del mensaje cambia.

Para lograr esto, es muy útil utilizar las voces activas. Es más sencillo demostrar lo que puedes hacer cuando haces énfasis en el mensaje que quieres transmitir. El primer ejemplo que mostramos tiene una entonación activa, a diferencia del segundo. Cuando dices que tú o tu empresa han hecho algo o tienen justo lo necesario, estás dejando saber que hay un equipo humano detrás de cada mensaje. No tengas miedo de usar pronombres como “yo” o “tú”, ya que son estos los que le dan al mensaje la tonalidad personal y amena que buscas, haciendo que las personas se involucren con lo que dices.

Habla de lo que sabes hacer, siempre mostrando lo que eso puede hacer por otros negocios, ofrece soluciones e ideas nuevas para crecer. Crea una conexión y haz que quienes te lean se sientan identificados. Ponte en su lugar e imagina cómo te gustaría que se acercaran a ti. Todo esto te ayudará a atinar con el mensaje y la manera de hacerlo llegar a otros negocios.

Destaca a tu equipo y hazte notar de tu negocio B2B

Ya sabemos que es importante verte como la persona detrás de una gran corporación, y no simplemente como un robot. Ahora, esto también significa que debes tener un enfoque individualizado sobre la manera en que te presentas al mundo. Esto no significa que tu carta de presentación se trate solo de ti y de lo genial que eres. Sino de saber destacar a tu equipo de la misma manera en que lo harías contigo mismo.

Cada uno de los miembros de tu equipo es una parte vital del funcionamiento de la empresa, por lo cual no deberías tener miedo de contactar, destacar y citar a los profesionales que trabajan contigo, según el caso lo requiera. Si necesitas explicar el funcionamiento de tu producto, ¿Quién mejor que el ingeniero que lo diseñó para hacerlo? Es así como los otros negocios notan que hay un completo engranaje de gente competente dispuesta a ofrecer soluciones con su experticia y dedicación. Esto ayuda a darle a tu marca un sello personal, y deja de parecer una simple venta, para convertirse en una conversación valiosa y única.

Deja que tus clientes sean la estrella

Dicen que del dicho al hecho hay un largo trecho, pero esto te da la oportunidad de mostrar a tu negocio de otra manera. ¿Por qué simplemente contarle a todos lo que puedes hacer, si puedes mostrárselos? Lo que has hecho por otros negocios puede brillar con luz propia y demostrar que tu empresa es justo lo que otros necesitan.

Con esto no queremos decir que lo único que debes hacer es presentar historias de éxito o estudios de casos. Existen muchas otras maneras de hacer llegar las opiniones de todos los negocios con quienes has trabajado a tu público. Invítalos a dar su testimonio o explícale a tus clientes la relación que hay entre su empresa y las tendencias, ayúdalos a sentirse identificados con lo que hiciste por otros y, así, verán que tu empresa es la mejor opción.

Sin duda alguna, humanizar la imagen que tiene tu empresa y la manera en que te diriges a tus clientes puede marcar la diferencia dentro de un mundo de los negocios B2B lleno de formalidades e impersonalidades. Esta es la mejor manera de darte a conocer y recordarle al cliente que eres más que una gran corporación, y que eres alguien real, capaz de escucharlo y entender sus necesidades.

Ir al contenido