La productividad, sin duda, es un reto para quienes trabajan desde casa, pero solo tienes que organizar y planificar tus actividades de manera que faciliten cada una de las tareas que tienes que ejecutar. Hoy en día trabajar desde casa ya no es visto como el gran reto. Por el contrario se ha convertido en una nueva modalidad que se ha incorporado a nuestras vidas.

El trabajo remoto si bien en principio significó todo un reto, hoy en día permite minimizar costos de toda índole, desde la reducción en facturación por servicios y arrendamientos hasta los coffee break, jabones y papel toilet. Pero además, esta nueva realidad, aumenta la productividad de los trabajador e incluso pone en duda la necesidad de una oficina.

Ahora bien, como todo tiene ventajas y desventajas. Trabajar de forma remota puede significar cambios en tu rutina y debes considerar factores básicos como si tu familia es numerosa o eres soltero y vives solo.

Aún es difícil determinar si el trabajo remoto es bueno o malo, o si sus ventajas superan las desventajas, lógicamente el enfoque de positivismo o de negatividad depende del punto de vista del sujeto, pero a grandes rasgos creemos que es una alternativa bastante viable.

Para el trabajador también tiene ventajas sustanciales, ahorros en tiempo, ropa, comida, etc., sin embargo, adaptarse a determinadas normativas de disciplina hogareña no es tarea fácil.

Productividad trabajando desde casa

No todo es tan fácil ni tan complejo como puede parecer, simplemente antes de implementar tus rutinas, toma el tiempo de planificar y organizarte, solo así podrás incrementar tu productividad. Para ello toma en cuenta estos aspectos

  1. Establece horarios: Ocupar tu tiempo de trabajo en labores domésticos es el gran desafío. Por ello, es de vital importancia cronometrar tu tiempo laboral. Esto es más fácil para los trabajos remotos que tienen supervisión que para los casos de freelancer – teletrabajo.
  2. Establece un espacio idóneo para realizar tu trabajo: oficina en tu hogar. Desde lo más sencillo a lo más complejo, busca un sitio que reúna todos los requerimientos físicos necesarios para la buena ejecución de tu trabajo. Tómate tu tiempo en prever todo lo necesario, desde la iluminación, hasta la música de ambiente si así lo requieres. Este lugar debe ser un “recinto sagrado”, respetado por cada miembro de tu familia.
  3. Comunica tu decisión de trabajar remotamente a allegados, familiares y amigos. Estableciendo horarios claros para atenderles, explica que no estás de vacaciones, sino que trabajas de forma remota que es totalmente distinto.
  4. Debes establecer criterios con tus superiores respecto a horarios y respetarlos a cabalidad. Suele suceder que al estar en casa todo el tiempo, tus superiores creen que siempre estarás a su disposición. Esto no es sano, esas especificaciones de ser posible deben plasmarse en contratos de trabajo claros y firmados de común acuerdo entre las partes. No dejes nada al azar.
  5. Sal de la rutina: no establezcas rutinas imposibles. Realiza pausas durante la jornada laboral que te permitan tomar un café, estirar las piernas y distraerte algunos minutos.
  6. Cumple con tus reglas, evita atender aspectos laborales fuera del horario establecido.

Cumple con tu planificación y evita algunos errores

El trabajo remoto es una excelente forma de generar ingresos, pero de asumirlo ligeramente puede traerte consecuencias nefastas, por ello debes considerar que algunos factores serán nocivos y que afectarán tu productividad.

  1. Aislamiento: Suele suceder que te aísles en tu propio hogar de tus afectos y además de tus compañeros de trabajo.
  2. Fallas organizacionales. Si tu trabajo remoto carece de supervisión, se tiende a dejar para último momento tareas que pueden ser prioritarias.
  3. Aumento de tarifas domésticas por servicios esenciales. Es bueno que tomes tus previsiones al respecto, pues estos costos deben reflejarse en tus ingresos.
  4. Respecto a reivindicaciones salariales y sociales, el tema es bastante complejo, eres tu propio “jefe” y el único que puede hacerles frente a tus reivindicaciones, así pues, las organizaciones masivas y los sindicatos pierden valía, haciéndonos vulnerables a las exigencias del mercado.

El trabajo remoto irá tomando auge, motivado a nuestra realidad imperante en la actualidad, así que deberás ir asumiendo esta modalidad como un nuevo desafío, sacando el máximo de rentabilidad posible a favor.

Ir al contenido