Manejar eficazmente un equipo de trabajo no es tarea sencilla y la comunicación es un elemento clave. Trataremos de orientarte para que, como líder, logres asertividad comunicacional.

Primero, es fundamental que sepas que la comunicación requiere siempre de que el mensaje a transmitir sea claro y conciso. Esto aunque suene sencillo, es todo un arte.

La comunicación requiere de un buen emisor y de un buen receptor. Tu equipo sólo puede trabajar enfocado en un objetivo común si sus integrantes entienden a plenitud el mensaje, actúan en armonía y se centran en los mismos objetivos y metas.

Los problemas de comunicación ocasionan que parte del trabajo que estás pagando se desperdicie.

Mejora la comunicación con tu equipo

Son muchas las estrategias que puedes implementar para mejorar la comunicación con tu equipo de trabajo y alcanzar niveles que considerabas no eran posibles con estos sencillos consejos:

  • Evita el “ruido comunicacional”, eso significa que no emitas mensajes diferentes a cada miembro de tu equipo, procura que el mensaje sea diáfano y a todos por igual.
  • Evita conversar en demasía. Las instrucciones deben ser claras y precisas, con un lenguaje específico del área laboral a la que está enfocado tu emprendimiento.
  • No establezcas diferencias entre los miembros de tu equipo, por más que a la interna hagas tu propia evaluación de cada uno de ellos, no lo exteriorices.
  • Si alguno de tus receptores pierde tu atención, haz un silencio y mírale directamente, esto automáticamente hará que todo retorne su curso.
  • Usa un tono de voz claro, de buen volumen – ni alto ni bajo – usa estrategias para romper la monotonía, es decir, a veces alza la voz o repite una última frase dos o tres veces, dando asertividad a lo mencionado.
  • El tiempo invertido en “comunicar” es realmente redituable de forma positiva.
  • Siempre da tiempo al debate e intercambio de ideas, deja que cada persona se exprese e incluso utiliza juegos de intercambio social para que desde el más tímido al más osado haga uso de la palabra.

La comunicación grupal tiene miles de aristas, no te dejes manejar por las estadísticas que veas en indicadores on-line. Tu liderazgo estará directamente proporcional al esfuerzo comunicacional que realices y las pautas asertivas las obtendrás de tu propio equipo humano.

Recuerda que muchas reuniones no son sinónimo de positividad y efectividad grupal. Es el compendio de habilidades comunicacionales, de claridad y de sencillez en lo que deseas expresar, aunado a un ambiente positivo lo que redundará en resultados certeros.

Estrategias comunicacionales

Existen un sinfín de estrategias comunicacionales a considerar, aquí sólo te daremos algunos tips esenciales para que las complementes.

  1. Realiza reuniones grupales cortas, segmentando a tus trabajadores por niveles de responsabilidad y de jerarquía, culminando con una clausura global.
  2. Inicia cada reunión con una meditación o un juego de “romper el hielo”
  3. Utiliza tanto para iniciar como para culminar cada reunión, un slogan específico de tu emprendimiento, que se convierta en un identificador.
  4. Siempre deja una tarea pendiente para el próximo encuentro, esto te ayudará a evaluar el interés de tu equipo en lo que deseas transmitir.
  5. En cualquier espacio de tiempo, salta con una pregunta, eligiendo al azar a cualquier persona.
  6. Evita enfocar tu mirada al piso o al techo, o a algún lugar específico, más bien trata de abarcar todo el espectro, camina, gesticula y armoniza tu exposición.
  7. Cada reunión no debe exceder las 2 horas.

La comunicación grupal está directamente relacionada con la productividad. La comunicación de equipo es esencial. Un liderazgo deficiente y la falta de cooperación con los miembros del equipo son razones valederas para que las personas desistan de sus trabajos.

Cuando existen diferencias comunicacionales, fallas comunicacionales o los famosos ruidos de comunicación, el equipo se desmiembra con una rapidez vertiginosa, originando: duplicidad de labores, objetivos contradictorios, malas caras y falta de confianza en las labores realizadas, en fin, se comienza a perder horas laborables y falla sustancialmente la productividad.

La comunicación asertiva siempre te garantizará buenos resultados.

Ir al contenido