Cuando una persona está sufriendo de depresión, a veces le puede resultar difícil realizar las tareas que necesita hacer como parte de su trabajo. En ocasiones, incluso puede ser demasiado difícil ir a trabajar.

Sin embargo, si te encuentras deprimido, deberías saber que no está solo. De hecho, según algunas estadísticas, factores como la depresión, el estrés y la ansiedad son la tercera razón más común para la ausencia laboral.

Síntomas de depresión que pueden afectar tu trabajo

Hay síntomas de depresión que pueden afectar tu capacidad de trabajo. Estos pueden incluir la dificultad para mantener la motivación y la lucha constante para concentrarse, incluso en tareas sencillas. Además, puede existir una dificultad para conciliar el sueño, lo que repercute en el humor y la capacidad de realizar tareas al día siguiente.

Además de perder el interés en las actividades que antes resultaban placenteras, es muy común que las personas con depresión se aíslen y se preocupen excesivamente por hacer el trabajo, haciéndolas sentir culpables cuando decepcionan a otras personas. Para las personas deprimidas, puede resultar muy difícil hablar de sus sentimientos con respecto al trabajo, debido a que sienten que pueden ser juzgados y eso les avergüenza.

Factores en el trabajo que pueden aumentar o causar la depresión

La relación entre el trabajo y la depresión puede funcionar en ambos sentidos. Mientras la depresión puede afectar la capacidad para realizar bien un trabajo, el estrés en el trabajo también puede contribuir a que una persona se deprima. Algunos de los factores desencadenantes relacionados con el trabajo que pueden causar un gran estrés pueden ser: una alta carga de trabajo, así como la solicitud de tareas que exceden el nivel de competencia para el que estás preparado, lo que supone una gran presión y miedo al fracaso. La relación con los colegas también es importante, siendo que cuando una persona se enfrenta a dificultades en la relación con sus compañeros de trabajo puede sentirse muy frustrada y enojada.

¿Qué medidas tomar cuando te sientes demasiado deprimido para trabajar?

Una vez que reconoces los síntomas, debes pensar en cuáles de ellos han sido visibles. Cuando empieces a desarrollar síntomas de depresión, como sentirte triste y ansioso, presentes dificultad para completar la carga de trabajo, o muestres problemas para manejar el estrés del día a día, debes empezar a actuar. Lo mejor que puedes hacer es intentar hablar de cómo te sientes con alguien en quien confíes.

Identifica las causas de la depresión

No importa si es tu cónyuge, un pariente o un colega de confianza, lo importante es identificar las causas de la depresión e intentar aliviar el malestar a través del apoyo emocional que pueden brindarte tus seres queridos. Si, en efecto, sientes que es el trabajo la causa de tu malestar, puedes intentar hablar del tema con tu superior inmediato.

En caso de que no sea el trabajo, es importante que trates de identificar el resto de las cosas en tu vida que pueden estar contribuyendo a que te sientas deprimido. Sea cual sea el caso, es importante buscar ayuda. Visitar a tu médico de cabecera puede ser un buen primer paso, al igual que recurrir al apoyo de Salud Ocupacional en el trabajo o a un psicólogo.

El primer paso

Es importante ocuparte de ti mismo. Puedes intentar cambiar la rutina y dar una caminata durante las mañanas. De hecho, si es posible, intenta que esa caminata te lleve a un parque cercano con árboles. La meditación ayuda a algunas personas con depresión o estrés, y es una práctica realmente sencilla y reconfortante.

A medida que se aprende a manejar la depresión, se desarrolla un conjunto de herramientas personales para manejarla. En muchas ocasiones puedes anticipar los desencadenantes de la depresión, como los proyectos importantes que ponen al revés tu lugar de trabajo, y prepararte de antemano. Esto es realmente útil y puede ayudarte a mejorar los síntomas.

Por último, debes recordar que nunca estás solo, y que siempre que estés dispuesto a hablar sobre lo que sientes y sobre cómo esto afecta tu desempeño en el trabajo, encontrarás que siempre habrá alguien que te tenderá una mano, y que son más las personas dispuestas a ayudarte que las que están dispuestas a criticarte.

Ir al contenido