Si ya has decidido que un blog es la mejor manera de obtener tráfico en tu web, o si simplemente trabajas redactando, sin importar si eres un profesional en la materia o acabas de comenzar, seguramente nuestros consejos que te serán de utilidad para mejorar tus técnicas de redacción, te permitirán agudizar tu creatividad y serán una manera de obtener más visitas a tu web.

Una de las cosas más importantes al escribir un artículo para un blog es ser conciso. No debes dejarte llevar por la cantidad de palabras: “más no siempre es mejor.” Si puedes ser directo, llegar al punto rápidamente y asegurarte de que cada una de las palabras que incluyes tiene un valor significativo y no puede ser eliminado o reemplazado, tendrás ante ti un artículo de calidad.

El estilo importa

Aunque esto puede llegar a sonar obvio, es importante destacar que los errores ortográficos pueden restarte puntos a la hora de conseguir clientes. Para evitar esto, puedes ayudarte leyendo lo que has escrito en voz alta. Otro consejo es hacer una segunda revisión con la mente fresca. Si estás muy inmerso en el tema, no será tan fácil reconocer errores como cuando tienes la mente despejada.

Los artículos frescos tienen un lenguaje descriptivo que ayuda al lector a visualizar y experimentar lo que cuenta el artículo, por lo cual deberás ser explícito, tener cuidado con las palabras que escoges y dónde las colocas: cosas como los adjetivos que sirven para rellenar el contador de palabras, o incluso la estructura de la oración pueden ser realmente importantes. No debes tener miedo de cambiar la estructura y forma de las oraciones, y entender que las oraciones sencillas no son un pecado ayudará mucho a tu estilo de redacción.

En ocasiones, es necesario colocar viñetas para ejemplificar mejor. El dinamismo de un artículo puede sumarte varios puntos, por ello, colocar viñetas muy largas puede tener el efecto contrario al deseado. Es importante que busques que el texto sea fácil de escanear visualmente, ya que esto ayudará a la comprensión y fijación del texto en la mente del lector. Además, un texto muy largo y sin separaciones como subtítulos o imágenes, rápidamente decepcionará al lector y hará que pierda el interés en seguir leyendo.

Cuida cada aspecto de tu trabajo

Los títulos también son importantes: son la carta de presentación de tu trabajo. Es lo que hace que el lector decida si vale la pena entrar a ver de qué se trata. Al ser lo primero que ve una persona que entra a tu web, debes cuidar que sea fresco, llamativo y original. Las preguntas, los números o las palabras que insinúan al lector que puede conseguir algo útil en tu artículo serán tu mejor aliado.

Cosas tan simples como el uso del lenguaje pueden marcar la diferencia. Cuando escribas, deberás tener en cuenta el público que leerá tu artículo, y esto te ayudará a entender cuándo es aceptable o no un lenguaje coloquial, o cuándo es preferible utilizar un lenguaje sumamente formal o técnico.

Hacer esquemas y mapas mentales antes de empezar a escribir puede ser realmente útil para establecer y ordenar mejor las ideas. Ten en cuenta siempre lo que deseas lograr con tu artículo y aprovéchalo en tu esquema para tomar la mejor manera de abordarlo.

Un último consejo, aunque no por ello menos importante, es leer. Cuando lees, expandes tu léxico, y obtienes una mayor fluidez a la hora de escribir. Además, aprender temas relacionados con lo que escribes es vital para hacer artículos de calidad. Sin duda alguna, escribir es un arte, y con estos consejos seguro lograrás mejorar tu redacción y, por ende, obtener más visitas en tu blog.

Si la redacción no es uno de tus puntos más fuertes, siempre hay otras opciones. Contrata a un redactor profesional o a un asistente virtual que te ayude con esta tarea. En caso de que necesites ayuda, contáctanos, nos encantará ayudarte.

 

Ir al contenido